viernes, 29 de julio de 2011

LOS FRANCESES, LA LOTERIA Y EL METRO




- Señora Eulogia... Le prometo que el Sábado sin falta le abono los meses de arriendo que le debo.
- Galito me viene diciendo lo mismo hace dos fines de semanas... ¿Cómo quiere que le crea?
- De verdad. Este Viernes voy a tocar en un pub y me van a pagar algo de plata.
- Usted Galito es buena gente, no arma problemas como los otros inquilinos, más allá de la bulla que mete con esa guitarra. Yo lo veo como si fuera un nieto, pero usted sabe que soy vieja y para poder darme mis gustos en los años que me quedan, necesito que me paguen. Los cigarritos y las copitas que me sirven para mantener estable la presión, no se pagan solos. ¿Usted sabe no?
- Claro que sí. No se preocupe, tengo nuevas canciones a las que les va a ir muy bien.
- Dios lo escuche mijito, ojalá pudiéramos vivir de canciones. Por ahora póngase las pilas o va encontrar las poquitas cosas que tiene en la calle y la puerta de su pieza con candado. Ninguna canción le va a servir para abrirla.
- El Sábado, se lo prometo. Hágale caso a su corazón de oro que late por mi porque sabe que si yo tuviera cuarenta años más haríamos arder esta pensión.
- Galito, mejor sería que yo tuviera cuarenta años menos y en ese caso quemaríamos la pensión mijito haciendo leseras, pero me buscaría rápido a un hombre con billete que me mantuviera, no un músico que vive de sueños... Recuerde, el Sábado, o va a tener un puente como techo.
- Gracias, señora Eulogia, no la defraudaré.
- Si por cada vez que un hombre me dijo eso y después no cumplió, me hubieran pagado, no estaría arrendando piezas mijito. Cada quién a lo suyo... Su amigo Nito pasó a verlo. Dígale que no moleste a la extranjera de la pieza del fondo, mire que las suecas son bien fregadas. ¿Por qué no se compra un celular como todo el mundo?
- Para dármelas de importante y poder estar tranquilo. El que quiera encontrarme que me busque.
- Así no lo van a pillar nunca. Para colmo le tengo que andar tomando los recados, como si fuera su secretaria, cuando lo visitan o lo llaman al teléfono fijo.
- ¡Pero lo hace con gusto! Así aprovecha de enterarse de las intrigas de mi vida.
- De qué intrigas me habla... Ah, se me olvidaba decirle, vinieron a buscarlo también unos hombres elegantes que hablaban con un acento extranjero. Parece que eran franchutes.
- Si vuelven dígales por favor que me fui, que ya no vivo aquí.
- No se meta en líos Galito. Mi tercer marido empezó así y se esfumó sin que nadie lo pudiera encontrar. Ahora se me aparece a veces en sueños, siempre lo veo en el fondo del océano, como que trata de hablarme pero no le entiendo nada... Ya, váyase mejor, mire que tengo que hacer aseo. A mi edad y haciendo aseo. Ya te sacarás la lotería Eulogia, ya te la sacarás.

**

Estamos de nuevo en una estación de metro. Hay que juntar los pesos uno a uno como si fueran gotas que se evaporan demasiado rápido en un desierto. El canta y me toca, yo sueno y alegro su canto. Pronto vendrán los guardias a echarnos, pero se quedarán embobados con la música y no podrán hacerlo mientras él siga interpretando su canción. La gente se empieza a agolpar frente a nosotros, pero no llueven las monedas sobre mi funda con la abundancia que debieran. Unos estudiantes se ponen a bailar apretados. Hay quienes pasan apurados pero se detienen y se quedan escuchando como si tuvieran todo el tiempo del mundo. Más que una guitarra soy una flauta, como la del flautista de Hamelin.
El grupo de personas se acrecienta, caen incluso un par de billetes, pero eso no lo distrae. Al interpretar sus canciones Galo es otro, alto, inamovible, casi divino. En el andén el conductor del metro se extraña de que prácticamente no haya nadie que se suba a los carros. Supone que quizá ocurrió un accidente en las vías de acceso. La normalidad se ve interrumpida por su voz.
Me gusta esta nueva canción, aunque habla de despedidas, es una canción alegre. Una secretaria que va a llegar tarde a una cita, comenta que debiera grabar un disco y salir en televisión. Pareciera como si el tiempo se detuviera y sólo sus palabras y mis notas quedaran fijas en la atmósfera. Al terminar vendrá un aplauso a rabiar y después todo seguirá igual para quienes comparten este momento. El calorcito interior se les pasará de a poco, las sonrisas se irán diluyendo. Se repetirán los pensamientos que dicen: “Voy atrasado, tengo problemas, hay mucho que hacer, etc.”. Los guardias del metro ya nos echarán, pero antes, durante la canción ya nos hemos ido despidiendo.

CANCION DE DESPEDIDA (BARQUITO DE PAPEL)

Se despiden los días que acaricié con mi presencia
comí, bebí y respiré del hoy
que ya es el ayer

me visitaste como si tú sola fueras un tumulto
y te despediste cada vez

hice el amor contigo en todas las formas posibles
pero no pude quedarme en ti

y tuve que despedirme
como lo hace el sol durante el atardecer

las mariposas cuando han pasado las flores
la nieve de la montaña sin invierno
el cuerpo tibio que ya se levanta

me despido
sin saber si volveré a saludarte

te miro como si fuera la última vez

dejo de ser yo cuando te alejas
pero sigo siendo yo
el que te ama

quizá la lluvia ya no me recuerde
tal vez ya no calcen en mis pies
los pasos que di

pero hasta los pájaros que cantan por la mañana
pareciera que me conocieran
y supieran que no soy bueno para las despedidas
y que mi corazón te saluda
y vuelve a darte la bienvenida

mientras se despide esta canción
que dejé partir
como un barquito de papel
en el río de la vida
al despedirme.

**

- Cuénteme... ¿En qué lo puedo ayudar? ¿Le gustó la canción?
- Muchacho, te he escuchado atentamente y permitíme que me presente. Me schamo Carlos Bondanchini Puntagruesa y desde hoy contás con la tremenda suerte de tenerme a mí como tu manager...

FIN (continuará)


jueves, 21 de julio de 2011

AROMA DE FLORES




- Mira Gato, aquí nosotros cobramos por presentar...
- Galo, mi nombre es Galo Libre.
- Ah claro... como te decía, nuestro público es muy selecto y no podemos dejar que cualquiera se ponga a cantar en el escenario.
- Mi música no es como la de cualquiera.
- Ese es otro tema... ¿El show eres sólo tú cantando?
- No, yo y Alicia, mi guitarra.
- La guitarra Alicia, lo que me faltaba. ¿Eres un trovador popular entonces?
- No.
- ¿Pero cantas canciones conocidas? ¿Arjona? o la onda más comunista que no pasa de moda ¿Silvio Rodriguez? ¿Serrat?
- No, nada de eso.
- Pucha cabro que saliste duro, no me vengas con que eres alternativo y le cantas al pene o le cantas a Dios o a la lechuza enferma que se muere triste en el árbol...
- Un poco de todo eso.
- Bueno si eres chistosito entonces tírate unas tallas cantando, por último si son fomes la gente te abuchea, el dj te pone unos efectos sonoros, ya sabes, un “wa wa wa”, el ruido de la cadena del water o un “y!! fueraaa!!”
- Como quiera, si me paga.
- ¿Qué te pague yo? Ah no... me saliste demasiado porfiado y chiflado más encima. ¿Tú sabes cuántos artistas quisieran presentarse en la “Rockomotora”?
- Parece que ninguno, porque no veo a nadie en el escenario y no hay mucha gente en las mesas tampoco.
- ¿Me estai agarrando cabrito? Para que sepas más tarde cuando empieza la hora feliz de cerveza de litro a luca se llena el local.
- Mire mejor en vez de discutir le propongo un acuerdo: Yo canto una hora a cambio de un sandwich y una bebida. No es mucho pedir.
- Mmm... ¡Me gustó tu actitud decidida cabro! ¡Trato hecho! Pero te quiero una hora haciendo show o te saco a patadas y uso de leña tu guitarra.
- OK.
- ¡Y me cantas al menos una de Camilo Sesto!

**

Cuando me empieza a tocar algo cambia. Sus caricias me sacan gemidos tan claros y suaves que ni siquiera yo sabía que era capaz de crear. Todo ese espacio sin límites que se crea cuando estamos en armonía hace que valga la pena el que hayan sólo unos cuantos pelagatos en el bar, que lo presenten como Gato Liebre, que todos parezcan más preocupados de sus tragos y de picotear algo que de escucharlo. Siempre es así, pero cuando canta algo pasa. Pequeños milagros que él no es capaz de visualizar, pero que yo sí lo hago con mis ojos de guitarra. Se pone a llover, mientras el viento sisea como si quisiera ser parte de un coro natural. Galo canta y yo me entrego con su canto. Nadie se da cuenta, pero una pareja que está sentada en el fondo deja de discutir y se toma la mano mientras se mira a los ojos. El dueño del local se acuerda de su madre, no sabe por qué si en general nunca lo hace, y la llama para saludarla. Los tres tipos medios ebrios que iban a asaltar la botillería de la esquina, desisten y vuelven a sus hogares. La mesera se queda mirándolo fascinada mientras entona su canción, pero increíblemente nadie reclama por sus pedidos. Se siente una extraña paz en el ambiente y pareciera que las volutas de los cigarrillos se quedaran suspendidas más tiempo en el aire antes de desaparecer. Yo lo vivo, lo escucho, recibo en su canto la vibración de su alma como nadie más lo hace. De pie libera conmigo bien sujeta, toda su energía, esa magia poderosa de la que no alcanza a ser consciente. Vamos, recórreme con tus manos y canta la canción que me gusta, la de la libertad:



BREVE ODA A LA LIBERTAD

Vine aquí a devolverle algo a la libertad
no soy el primero que la saluda
pero soy constante
tengo estas letras guardadas desde niño
como pájaros en los bolsillos que hay en mi voz
que mejor forma de demostrarle mi amor
que siendo libre de corazón
llevándola hasta en mi apellido
sintiéndola como una caricia
palpitando viva en este mismo lugar
como un trompo bailando alegre sobre la tierra
como un gato peluseando sobre su muralla
sin mirar atrás.

Libremente quiero amarte
irme en tu cuerpo como la lluvia
acariciada por el calor del sol
quiero hacerte más libre sin que lo sepas
sin que nada me debas a cambio
no hace falta un horario para ser feliz
ni un motivo para dejar de serlo
no puedo estar más agradecido
al sentirte en cada paso que doy
como si me besaras mientras respiro.

Soy un avión de carne y hueso
que se eleva contigo al más allá
abrázame antes de que me vaya
no me des nada
salvo la libertad de amarte
soy responsable de quererte
tengo estas letras guardadas
libremente quiero amarte
irme en tu cuerpo como la lluvia
acariciada por el calor del sol
quiero hacerte más libre hoy
quiero hacerme libre amándote
quiero irme contigo en libertad.



Cuando concluye el show, todo vuelve a la normalidad, no hay mayores aplausos, como si el público hubiera sido anestesiado y no recordara las canciones, sin embargo aún conserva una agradable sensación de felicidad en el cuerpo.
Por supuesto que no cantó ninguna de Camilo Sesto... en ese sentido no transa, canta sólo que quiere. Al dueño del local no le importó y ni siquiera se fijó cuando la camarera le sirvió no uno sino dos sandwiches especiales extra grandes, acompañados por una jarra de cerveza helada. Algo que sin el efecto de su música, jamás hubiera pasado por alto.
Más tarde en la madrugada de esa noche se fue con la camarera a su departamento. Ella lo invitó al verlo tan desvalido aunque ni siquiera sabía su nombre. Un lugar apacible, pequeño, desordenado, pero con una tibieza acogedora que lo volvía delicioso, sobre todo comparándolo con la fría pensión de la señora Eulogia donde solemos pasar las noches.
Durmieron juntos en una cama de plaza y media, conmigo observándolos desde un sofá. No hubo nada sexual, él sólo apoyó la cabeza sobre su vientre sintiendo como a través de su calzón, fluía desde su vagina un aroma de flores, un aroma que le recordó los campos en los que jugaba cuando niño durante el verano. Tarareó una canción que estaba componiendo hasta quedarse dormido mientras ella jugaba con su cabello como una muchacha con un muñeco.
Seguramente al abrazar su cuerpo durante la noche se acordó de “la innombrable”, esa ex del sur con la que vivió una espiral de amor y odio que terminó rompiéndole el corazón, pero no quitándole el amor que sentía por ella.
Ya todo pasará, como suele suceder. La vida es una canción para ser cantada e interpretada con pasión.

FIN (continuará)

miércoles, 20 de julio de 2011

APARATO MILAGROSO EN OFERTA


Este no es un poema sino la presentación de un aparato curioso
uno que cambia a quién lo describe como a quién quiera leer respecto a él
es muy difícil explicar cómo funciona
pero lo cierto es que agarra toda esa rabia acumulada en años
e incomprensiblemente la transforma en pequeñas sonrisas de claridad
cuando opera su mecanismo no hay víctimas ni victimarios
sino bailarines que practican en la danza de la vida
la sangre que hierve al creer haber hallado afuera culpables de sus heridas
se da cuenta de que puede sanar sin llegar a quemarse ni sentirse engañada
gracias a sus lentes especiales incorporados es posible cambiar de óptica
y hallar así la parte de bondad, afecto y sabiduría en lo recibido
las palabras hirientes que amenazan con salir junto a la ira que intoxica el ser
se vuelven con sus efectos milagrosos un tranquilizador y dulce canto
los sentimientos violentos que brotan a gritos por los poros
fluyen volando como pájaros que van a besar a quienes los causaron
perdonándolos
con apretar un botón los pensamientos dañinos desaparecen
y son reemplazados por bonitos recuerdos sin complejidades
ni maquinaciones ni remordimientos…
esta maquinita es tan fantástica que puede incluso ablandar
espíritus de piedra y caracteres incrédulos e imposibles
está facultada para transmutar las ideas autocompasivas
(de que somos manipulados, perjudicados, pisoteados en el ego, etc.)
creando en su lugar pequeñas joyas de agradecimiento en la memoria
pues con sus sensores se deja de culpar el pasado
se evita el no hacerse responsable por las decisiones tomadas en su momento
aunque ahora parecieran no tener sentido
este aparato mágico impide evadir los desafíos del presente excusándose con el ayer
andar justificando la visión cómoda de ser un damnificado tanto del destino
como de quienes están allá afuera y no supieron comprendernos…

Un cliente satisfecho con su aparato
nos cuenta lo que había perdido,
sin piedad le habían borrado todo:
los cientos de momentos románticos…
el tiempo y la pasión entregada con sinceridad…
la complicidad genial del día a día…
las conversaciones eternas con magia incluso estando lo lejos…
los compromisos cumplidos sin ser fáciles…
los kilómetros andados en medio de la noche…
el constante apoyo y aliento a quién se ama…
las sorpresas, las locuras, la dedicación, las reflexiones, los planes…
hasta esa obra de amor que se la mataron antes de entregarla…

pero gracias a esta maravilla biomecánica hoy está conforme
ya que le recordó que no tiene nada que demostrar
porque el amor cuando es real es siempre perfecto y así se nota:
la ternura nace del alma
hay una energía radiante que no se puede fingir
cuando descubres por ejemplo
el rostro de la persona que amas en medio de la multitud
hay abrazos que unen más que dos cuerpos
y que no se pueden imitar
está el deseo de rodear a quién amas incluso mientras duerme
para acariciar su presencia con suavidad aunque no se dé cuenta de nada
y las ganas de encontrarse en la risa o en las tristezas y seguir adelante
con renovada paciencia y calma
porque se tiene esa infinita trasparencia al tocarse
al comunicarse y al mirarse más allá de todo
cuando se ama…


Como esta persona anónima
¡Desintoxíquese usted también!
No se puede amar si no es aceptando al otro como es
enfrentando con valor cada uno de sus propios temores
y viviendo sin condicionar el amor que fluye desde esa maquinita hermosa.

Si usted también quiere este noble artefacto
¡Está de suerte!
¡Llame ya al fondo de su corazón!
Ahí está esperándolo, es completamente gratis
y de regalo podrá llevarse su propio destino como propietario
no deje pasar la oportunidad de amar en plenitud
sin dudas ni culpas ni miedos ni ilusiones de por medio
¡100% garantizado de por vida!
por favor no se pierda esta oferta
no se arrepentirá.


.

miércoles, 6 de julio de 2011

SONETO XXXI (de "Sonetos de luz y de carne")

video


¿Por qué me gusta revisarte en detalle? Conocer tus aspectos misteriosos
averiguar exactamente dónde comienzan tus brazos y terminan tus piernas
saber cuál es la técnica exquisita con que fuiste esculpida por la naturaleza
entender tus texturas, tus contornos y tus sabores distribuidos a lo largo del cuerpo.

¿Por qué despiertas en mi el deseo de curiosear en ti? De explorarte con todos mis sentidos
saber cómo vas vestida por dentro y cómo se acomoda esa ropa íntima a tu desnudez
observar tu musculatura cuando se mueve tratando de hallar sus puntos más sensibles
intentando comprender qué es eso que habita en tu físico haciéndote ser quien eres.

¿Por qué cuando te vas es como si algo mío te quisiera seguir para espiarte?
¿Por qué te asomas en mi día como una incógnita por dilucidar, una cosa que se extraña
haciéndome imaginar dónde estás y si es que sientes cuando te estoy pensando con ardor?

¿Por qué eres tú diciendo lo que dices y comportándote a tu manera sin parecerte a nadie?
¿Por qué existe ese vínculo impalpable que motiva que desee acurrucar contigo el tiempo?
Quizás porque ya ni tú ni yo nos necesitamos, pero somos más felices teniéndonos.



clocks for websitecontadores web