viernes, 27 de mayo de 2011

LA GUIA DE LA FORMA




Lo que te falte
puedes encontrarlo de sobra
o darte cuenta de que no lo necesitas.

Nada se te niega
aunque las apariencias
te digan lo contrario.

El mar entrando en la bahía
para acariciar con su espuma las rocas:
no tiene dueño.

Lo que hay afuera
no es más que tu reflejo.

No por vivir más años
más se vive.

La fascinación está
en disfrutar del misterio que te ilumina
más que en resolverlo.

En cada cosa
algo sonríe.

No existe el miedo
que no pueda ser derrumbado
como una fachada falaz de pobreza
que oculta un palacio sin delimitaciones.

Que el amor no entregado ni recibido
no se transforme en violencia.

Donde antes hubo desolación
ahora hay un niño rebelándose con alegría.

Que el amor consumado activamente
sea la guía de la forma.




jueves, 12 de mayo de 2011

VIDA SUSTENTABLE




Si se ha de elegir, que sea siempre optando por aquel que respira, sin importar su forma. Sé libre de votar a favor de quien va a nacer, crecer, embellecer y darle alma al mundo con su presencia... por quién con inocencia conoce de verdad la tierra porque realmente vive con plenitud en ella, en constante y amoroso contacto.

Somos el legado que dejamos a nuestros hijos y a cualquier hijo aunque no sea nuestro. En ellos podremos revivir en paz gracias a la sangre que no derramamos. A ellos seremos capaces de volver a abrazarlos gracias a la destrucción que supimos evitar o podremos recordarles cuánto los amamos mediante el amor por los otros que supimos fomentar en sus corazones, sean quienes sean.

No tengo partido ni me interesa tenerlo porque el universo es único, fragmentado pero indivisible a la vez.
No llevo ideas revolucionarias para vender ni discursos pero puedo decir con honestidad que recibí de regalo estos paisajes de mi patria porque vivo aquí, aunque no sea propietario de nada de lo que me rodea. A pesar de que nunca haya conocido o jamás llegue a estar, en algunos de los lindos rincones de mi país, los siento como si fueran míos también. Y aunque alguien no tenga ni siquiera un metro cuadrado donde depositar sus huesos, sigue siendo ciudadano del mismo planeta y teniendo derechos y obligaciones sobre él... porque ese es el bendito legado que hemos recibido por el sólo hecho de existir.

El progreso real no significa más modernidad ni mejores indicadores económicos pero seguimos siendo igual de ignorantes. Por eso es que aún estamos acá, sin asumir que la naturaleza es la hermosa y profunda dueña de nuestro destino y nosotros por más que la manipulemos y tratemos de engañarla, nunca seremos patrones de esa mujer rebelde y maravillosa que nos da su cariño con todo su ser.

A quien no valore la vida en su justa e infinita medida, a los que creen que hay que matar a unos para la comodidad de otros, les recuerdo sin rencores de ningún tipo, sino con mucha fe en los portentos de su espíritu, que hay un mandato supremo, que va más allá de las leyes humanas y que no importa cuántos argumentos se den para justificar lo injustificable:

Sólo la vida sustenta la vida.


miércoles, 4 de mayo de 2011

EL VESTON GRIS



Dos hojas de carta llevaba.

En una anoté un poema llamado “Pre-Mortem” y en la otra traté de retratar tu ausencia. Arrugué ambos papeles y los guardé en mi vestón gris a rayas, el mismo que alguna vez tiré al pie de tu cama y fue nuestro testigo mudo al amarnos. Ese que me pongo cada tantos años para no perder la costumbre de quien fuera ayer.

El primer papel lo puse en un bolsillo de adentro, agujereado por el uso y la experiencia de estar acá. El otro lo deposité en el bolsillo que va sobre el pecho junto a un ojal enigmático que pareciera que fuera para prender la rosa roja que simboliza el amor.
Ambas hojas arrugadas echaron raíces en el interior de ese molde de tela vacío sin mi cuerpo y supongo que misteriosa y misericordiosamente, entremedio de las costuras, con el transcurrir de los meses y el encierro, se juntaron.

Cuando tiempo después usé el vestón para ir a una fiesta a la que no fui invitado, no encontré ninguno de los papeles en los bolsillos dónde los dejado, como si hubieran desaparecido.

Allí sólo había silencio.


clocks for websitecontadores web