lunes, 11 de abril de 2011

CARTA ENCONTRADA ADENTRO DE UNA BOTELLA EN LAS COSTAS DE AUSTRALIA

Chaitén, 11 de Abril de 1931

Recordada Constanza,

Seguramente estarás sorprendida de que te escriba, pues la última vez que te vi, apenas podía anotar mi nombre. No era más que un pescador bruto, aunque tú me llamaras: “escultor del océano”, y dijeras de mi; “eres el hombre que con audacia aventura su cuerpo en aguas condenadas y se hunde en esa mujer caprichosa y fría que es el mar, para sacarle los retoños de su vientre”. Tú, con tus palabras, me hiciste sentir que no era un pobre más, entre los desheredados de la vida, preocupados únicamente por su subsistencia, sin educación alguna, sin más futuro que la muerte.

Nunca entendí cómo llegamos a ser amantes, Constanza, una flor culta, venida de tierras lejanas a hacer clases de literatura, a este rinconcito olvidado del planeta. Una mujer suave como la niebla, independiente como el viento, junto a un hombre de manos gastadas y cuerpo maloliente por el trabajo arduo. Jamás creí que fuera posible y aún no lo creo, como si en cualquier momento fuera a despertar y descubrir que la parca me tiene viviendo en su reino submarino. Miro una y otra vez, la fotografía que me dejaste y me pareciera volver a sentir tu piel de delfín blanco, tu risa clara de primavera y tu voz tan femenina, como si entonaras un canto con cada una de las frases que pronunciabas.

Las cosas que decías... me costaba entenderte, no sabía bien lo que significaban tus dichos, pero con sólo escucharte parecía que una fogata se hubiera prendido en el fondo de mi ser. Con ver tu rostro alegre sabía que nada malo podía provenir de ti... ¡Por eso es que te odié! te odié a rabiar cuando decidiste irte a la capital. Rompí con mi hacha la cama en la que dormimos y nos amamos, como dos barcos a la deriva en un mar bravío. Quemé las sábanas para borrar las marcas de tu piel ardiente y te maldije con todo mi corazón de pescador inmundo.

Te maldije invocando la ira del océano que atravesarías para marcharte. No fui capaz de entender por qué te ibas, por qué me dejabas, aunque ahora lo acepto, pajarito atrapado junto al mar. Te traté de mentirosa, te insulté con mis labios llenos de furia y mis manos poseídas por una tempestad quisieron destriparte como a un pez. Aunque prometiste volver, yo no te creí, no le creía ni a las estrellas. Era un niño al que le habían quitado su juguete mágico, uno tan fantástico que lo quería hasta la ancianidad consigo, oculto en las tinieblas de su habitación, sin que otros niños pudieran siquiera imaginarse gozar con él. Era un pecador que disfrutó del cielo y después lo echaron a patadas de vuelta al infierno. Era un hombre con un arpón invisible clavado en el centro de su espíritu de aguas negras, un pescadito miserable, atrapado por un anzuelo con forma de sirena, del cual el destino se burlaba, al volverlo compañero de desdicha con los peces que día a día pescaba. Pero puedo decirte que ahora te entiendo, que aunque no pueda aguantar mi desdicha, se que tú eres más de lo que yo nunca seré y me diste más de lo que quizá merecía. Eres como el océano cuando está en calma, con el sol brillándole encima, reflejando su belleza y sabiduría como un regalo divino para cualquiera que le contemple. Basta con decirte que cada vez que el sol se asoma entre las nubes grises, es como si te me aparecieras con júbilo y le doy las gracias a este clima austral por traerte de vuelta, aunque sea sólo durante unas cuantas horas.

Tras tu ausencia, para acercarme a ti a través de la distancia, me he dedicado a encariñarme con lo que tú amabas. He tratado de conocerte más, reviviendo tu huella en los lugares en los que estuviste. He visto con otros ojos, los paisajes hermosos por los que con ensoñación se deslizaba tu mirada. He buscado en los libros, en las letras, tu misma pasión por ellos, como una forma de aproximarme a ti, de adentrarme en tú mundo así como tú lo hiciste en el mío.

Lamento no tenerte aquí ahora, que no estés ni siquiera lejos en la capital del norte. Me arrepiento de haberte maldecido, de haberte odiado. Lamento no haber llorado cuando supe que tu barco se hundió cerca de Puerto Montt y más aún lamento, no haber tenido el valor de ir a recuperar tu cuerpo desde el fondo del mar, donde hasta el día de hoy descansa.

Sé que han pasado los años y ya no soy el mismo que conociste, pero aún conservo ese ímpetu brioso de la gaviota y el instinto asesino del tiburón, que no cesa aunque haya sido amansado. He surgido en la vida, como si las redes de tu amor perdido siguieran protegiéndome. Ya no soy un pescador, pero sigo emparentado con ese mar salvaje que nos unió. He traído hijos a este mundo, hijos de los que no fuiste la madre, pero que de alguna forma son tus hijos, porque tú me has limpiado por dentro, sólo tú supiste enseñarme el camino, para hallar la perla brillante que había escondida en mí. Por ti es que con esfuerzo aprendí a leer, a escribir, a lanzarme a la mar de las metáforas, a amar esta tierra que me trae el recuerdo de tus besos con cada aguacero, a abrigar tu calor que me ha salvado de ahogarme durante tanto, tanto tiempo...

Ya me siento cansado y un poco viejo, pero no creas que me rindo ¡Este es sólo el comienzo! ¡Pronto habré de aprender a respirar bajo el agua, si es preciso, para ir a encontrarme contigo! navegaré mi propio barco hasta la residencia oscura y salada donde yace el último vestigio de tu dulzura. Seré como una marejada que vuelve a ti sin que nadie ¡Ni siquiera esa mujer celosa disfrazada de océano! puedan llegar a impedir que naufrague nuevamente en tus brazos, amada mía ¡Constanza! desde que compartiéramos el mar de placeres de mi lecho he sido tuyo y ya pronto levaré anclas por última vez, para que estemos juntos en la eternidad, cobijados por un oleaje inmenso.


Tu escultor del océano.



5 comentarios:

  1. GENIAL...QUE AMOR MAS PODEROSO Y ETERNO...V3Z

    ResponderEliminar
  2. .........elAMOR esta echo de sueños zusurros, pero tambien de lamentos ,amargos llantos ,mchas veces de eterno sufrimiento, EL AMOR ES BELLO DULCE ENCANTO , CUANDO ES CORRESPONDIDO DULCE amor AMOR DE AMORES ,PASION LOCURA ETERNO ,AMOR AMOR QUE FASCINA ,AMOR QUE ENLOQUESE, O AMOR DE SUFRIMIENTOS ,DE GOLPES, DE PENAS , DE SOLEDAD , DE DESENCANTOS , LOCO AMOR COMO EL DE CONSTANZA, POR SU AMOR,EN EL OLVIDO A QUEDADO, ESTANDO LOS DOS EN EL MISMO PLANETA ,ESTAN MAS LEJANOS, CUERPOS ,CALIDOS DE RECUERDOS , DE COLORES , DE IMAGENES , BELLAS ,DELICADESA, DE AMOR DE AMORES.........

    ResponderEliminar
  3. .........quiero ser tu amiga ,virtual mas si tu, me permites es solo para intercambiar poemas , mios ,escritos yo siempre estare de tu lado ,eres un poeta genialisimo ,se como se derriten por ti para todas eres un dulce caramelo de miel ,para mi un gran hombre y dulce poeta ,te quiero mucho, en la lejania virtual, ereslo mejor del hoy de la poesia ,liviana gentil, sensibilidad por doquier ,tienes ,eres el maximo poeta del hoy, sigue a si de inspirado ,por que ya alcansastes el cielo las estrellas , llegastes a todos los corazones femeninos terrenales , hasta yo me derrito con tu poesia como una flor de nieve, en un soleado dia de abril, te deceo lo mejor por siempre ELIZABETH ,la mujer de la poesia la poesia mia ......

    ResponderEliminar
  4. llamarte escultor del océano después de tremendo poema hace soñar con una especie tal vez extinta, me encanta porque es una frase entre sutil y salvaje,eres romántico y varonil,audaz tu voz es suave,la conozco y me gusta porque parece sincera,me encanta cuando te sientes enamorado,dichoso y nos haces participes de tu alegría y de lo que sientes,porque lo transmites. por eso creo que ese nombre te queda muy bien"escultor de océano",ahora entiendo por qué dices que los poemas no se escriben,es mejor sentir una caricia,sentir una mirada,sentir unos labios que desean ser besados y que prometan inventar un beso único solo para su amada.Si hay algo en lo que jamás he dejado de creer, es en el amor y para mi el conocerte a sido muy especial porque no me dejas olvidar que se siente al amar de verdad, tal-vez te parezca loco pero he aprendido de ti a decir lo que siento y también repito lo que tu mismo dices, ojala no te aburra con mis comentarios.un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Quiero romper la distancia con un solo grito. Pero me enseñaste bien, a callar el deseo que no se ve bien expresarlo al derecho o la reves. Me acusas de estrecha, y no de corazón. Todo en defensa del macho alfa que vive en tu interior. Que más hacer , dejas una nota olvidada con tu dirección e e-mail y algo en mi vuelve a latir ..

    ResponderEliminar

clocks for websitecontadores web