viernes, 23 de diciembre de 2011

BUSCO EDITORIAL



Busco editorial
en la que todos estén bastante locos
pero sean simpáticos
(como en una película
de los treinta y ocho chiflados)
una editorial
que publique también en las estrellas
en la dimensión desconocida
o en otros planetas remotos y fantásticos
(incluido el de los simios)
que no se queden dormidos cuando leen
ni que se crean los cuentos de otros
busco editorial que no pregunte
por qué las hojas están manchadas con sangre
que no se las den de intelectuales arrugados
y que al menos sepan dividir por cero
que no tengan miedo de los manuscritos que exploten
(y que huelan a parafina)
una editorial donde todos practiquen boxeo
que le gusten los escritores que escriben en vivo
y terminan rompiendo máquinas de escribir
sobre el escenario
(justo antes de saltar al público vacío)
busco editorial no fruncida
que también sea funeraria
para enterrar unas cuantas letras muertas
y personajes viejos y podridos
una editorial decente
que no ponga sólo fotos de genitales
en sus contratapas
y que sea lo suficientemente seria
como para publicar la autobiografía no autorizada
de mis pantalones
una editorial trasparente
que publique poesía
en la fachada de los edificios
que ponga odas en las canchas de fútbol
que recicle basura para transformarla en prosa
y que sus best seller
los escriba gratuitamente frase a frase en el cielo
(con aviones de fuego)
busco editorial arriesgada
que tire las páginas de sus autores por acantilados
para que ellos las sigan hasta el fondo
pero que también satisfaga todos los caprichos
de sus escritores
que paguen un dineral con cirugías plásticas incluidas
o con monumentos de arcilla si se lo piden
busco una editorial endemoniada
sin exorcismo posible
si alguien por casualidad conoce una
que cumpla cada uno de estos simples requisitos
que por favor me mande los antecedentes del caso
escritos con tinta roja sobre un pez vivo.

Nota de la editorial:
Nos hacemos responsables
por cada una de nuestra estupideces
¡¿Que acaso así no debiera ser en la vida, ah?!






miércoles, 21 de diciembre de 2011

FANTASMA DE LAS NAVIDADES PRESENTES




¿De dónde salió ese regalo?
¿Quién lo dejó ahí tirado?
¿Cómo pudo entrar hasta aquí adentro
y dejarlo sin que nadie lo viera?
¿Para qué lo hizo?
¿Será una bomba?
¿Habrá una cabeza pensante
en su interior?

Mejor ábrelo
con cuidado
por si sale algo
que no esperamos
¿Y si tiene dientes?
¿Y si es venenoso?
¿Si es algo oscuro que ataca
sin que lo puedas evitar?
¿Crees en fantasmas?
¿Crees en pasiones
del más allá?

¿Y si mejor no lo abrimos?
¿Si lo dejamos tal como está?
con su papel de primavera florida intacto
amarrado con su cinta de seda
como si fuera un misterio envuelto
pero
¿Y si hay algo que respira
y se está ahogando adentro?
¿Si es algo que se echa
a perder?
¿O algo valioso?
¿Algo que necesitamos?
¿Algo que deseamos más que nada
en esta vida?
¿Valdrá la pena arriesgarse
al abrirlo?

¿Y si nos deshacemos de él?
¿Y si lo hacemos desaparecer
como si nunca hubiera existido?
¿Pero y si otro lo encuentra
y se hace rico al aventurarse en él?
¿Si nos terminamos muriendo
de envidia?
¿Y si mejor lo tiramos al río
para que no sea de nadie?
pero
¿Y si flota?
¿O si se hunde
y reacciona como si fuera radiactivo?
¿Si contamina el ambiente
o incluso destruye al mundo?
¿O si sale volando de pronto
y se estrella contra las estrellas?

¿Qué hacemos con este dilema
con forma de regalo?
¿Qué harías tú?
¿Qué harías tú
si no fueras tú?
Mejor abrirlo
a riesgo de perder los ojos
en vez de no haber mirado
la maravilla que podría haber
en su fondo
¡Abrámoslo!
con dientes y uñas si es preciso
seamos gatos curiosos
cuya existencia pende de un hilo
quitémonos las dudas de encima.

¡¿Qué hay adentro?!
¿Qué hay?
¿No hay nada?
¿Sólo silencio
y soledad?
¡No!
¡Espera!
¡Hay algo!
¡Un papel!
¿Un billete? ¿Un cheque?
¿Un pasaje de avión?
¿Una fórmula millonaria?

no

un papel roñoso
con algo escrito
¿Qué dice?
¿Qué podría decir
que de algo valiera?
¡Léelo!
letras escritas con sangre
¡Léelo en voz alta!

dice:

“DESDE HOY
ERES
TU PROPIO
MESIAS”

eso

¡Qué dulce
estupidez!
pero no sé por qué
pero
saquémonos el abrigo rojo
las botas
las barbas
los lentes
las arrugas
las panzas
olvidemos los sacos
con paquetes de cosas
compradas
y vamos a dar
hasta lo que no tenemos
a aquello que nos hace soñar
partiendo por nosotros
llenándonos de abrazos
alegrías y besos.




miércoles, 7 de diciembre de 2011

LOS UNOS Y LOS OTROS



1

Nada más que nada
en la mirada

te levantas y pides el sol
pero tú eres el sol

no crees en milagros
pero respiras

ves a la gente
colmando las farmacias
y aguardando su turno
en los hospitales
alegando sus derechos
con voz de cementerio

a veces
te dan ganas de empujar
y de huir muy lejos

exprimir
cada pensamiento
hasta hacerlo
desaparecer

evitar a los que
llevan de biblia
su teléfono móvil
y lo acarician
como si fuera
lo que más aman
en el mundo

apurados
pero con una
necesidad constante
de comunicación

como si sus vidas
giraran en función
de algo o alguien
que nunca está

¿Notas ese vacío
que los acompaña?

2

Nada más que nada
en los bolsillos

al abrir los ojos
haces funcionar
el planeta
sin ponerle
ninguna moneda

ya tienes los recursos
el tiempo
y el espíritu

actos
que son una ola
que impulsa otras olas
en un mar donde
cualquiera puede ser
naufrago
capitán o marinero

descubre
con facilidad
nuevos continentes
adentro de ti
y concédete la salvación
al amar el presente

no te urge seguir
porque basta
con que estés aquí

el sentirte
impregnado en el aire
junto a la sensación
de que nada termina

simplemente
en algún instante
se han de transformar
los unos en los otros
en el corazón mismo
de la existencia.


martes, 29 de noviembre de 2011

LA CLASE MAGISTRAL



- Jóvenes, la palabra es lo más poderoso que existe y la prosa y la poesía son la encarnación viva de la palabra.

Su voz resonaba con firmeza, parecía que pronunciaba una declaración de principios inapelable, de esas que son capaces de remover las conciencias.
Los muchachos permanecían sentados en sus pupitres, silenciosos como si lo escucharan atentamente. Pero sabía también que su falta de reacción, significaba que la mayoría de ellos divagaba con un sinfín de cosas que nada tenían que ver con lo que estaba diciendo.
Se acomodó su cabello cano y respiró profundo. Nada arruinaría su última clase. Después de más de cuarenta años de docencia podrían tildarlo de anticuado o de reacio respecto a los contenidos programáticos modernos, pero jamás de haber renunciado al espíritu que el lenguaje inspiraba en él.
Se ajustó las solapas de la chaqueta remendada y prosiguió con su clase.

- Los desafío alumnos... que alguien me diga si hay algo más poderoso que la literatura.

¡Desafíos!. Eso es lo que necesitaba la gente joven y no tan joven, canalizar creativamente la energía que suelen perder en momentos de ocio.

- ¡La política profesor! – Respondió desde el medio Arteaga. En las clases siempre había uno como él, presidente de curso, con convicciones heredadas de sus padres y palabrería propia de quién repite lo que lee, sin aún tener una visión lo suficientemente personal del mundo, sino copiada.

- ¡La política! La política es el ejercicio de hacer creer a la mayor cantidad de personas que uno está preocupado por sus problemas y tiene la disposición de trabajar en ellos. Es netamente capacidad de convencimiento y el convencimiento se logra a través de las palabras, encumbrándose sobre el resto... No sean tímidos. ¿Cómo no se les va a ocurrir algo que sea más poderoso que la literatura? ¿Qué otra cosa puede ser igual de popular?

Se paseó entre los asientos mirando al rostro de cada uno de ellos al pasar. La niña Recabarren se sacudió como gelatina cuando sus ojos se cruzaron. No faltaban los que se ponían nerviosos ante una simple pregunta, los que temían poder expresar su opinión en voz alta, ya sea porque se sentían inseguros o porque carecían de ella. Sí algo le podía dar a sus alumnos no era conocimiento, porque el conocimiento es pura memoria, con suerte se quedan ciertos datos con el paso del tiempo, todo el resto se pierde. Les podía entregar algo mucho más valioso: el deseo de pensar, de tener una opinión y el amor por las palabras.

- ¡La música! – Fanfarroneó al final del salón Guzmán, echado para atrás en la silla, desafiante como siempre. En circunstancias normales todos hubieran largado risotadas, pero dada la importancia de la lección, la mayoría guardó silencio y sólo unos pocos se atrevieron a murmurar un par de cosas.

- ¿La música señor Guzmán? La música también tiene palabras en ella, las canciones tienen una letra que dice algo, pero asumamos que su planteamiento es correcto. Dígame algún artista que haya llegado al corazón de la gente con su música.

- ¡El Daddy! - Respondió sin dudar, mientras su compañero de banco lo celebraba con una amplia sonrisa y la Recabarren parecía que se caería de la silla de los nervios.

- ¿Cuántos discos ha vendido el Daddy en el mundo? – Le consulto el viejo con ojos de zorro que ha hecho caer a la gallina en su madriguera.

- No sé, pero muchos, unos diez millones.

- ¿Diez millones? ¿Será mucho eso? ¿Y si pensamos más en grande? ¿Quién es el artista que más discos ha vendido?

- ¿Michael Jackson? – Respondió dubitativo en voz baja Faúndez, el cerebro del curso, el típico niño que llega puntual, da todas las pruebas habiendo estudiado, sabe de todo, pero lo pasa pésimo en los recreos.

- ¿Cuántos señor Faúndez? ¿Cuántos discos?

- 750 millones señor.

- ¿750 millones? Vaya... eso sí que es vender discos... Más que el Daddy ¿No? – Afirmó irónicamente mientras miraba de reojo a Guzmán. – Y ya que me hablan de la música, de artes populares ¿Qué les parece la actuación? ¿Son poderosos los actores? ¿Transcienden en el tiempo las figuras de Hollywood, por ejemplo?

- Siii.- Dijo suspirando la muchacha Ibazeta, maquillada como si se fuera a acabar el mundo, mientras apretaba las manos sobre su cuaderno empapelado en foto de actores.

- Señorita Ibazeta. ¿Qué actor cree usted que es grandioso?

- Robert Pattinson...- Respondió la muchacha sonrojándose, mientras algunos compañeros emitían un sonoro “mmmmmmm”.

- ¿Robert qué?... No importa. En todas las décadas ha habido grandes actores, pero les pregunto jóvenes; ¿Alguno de ustedes conoce a Sir Laurence Oliver?

El salón se quedó en silencio, como si el hombre estuviera planteando un acertijo en otro idioma.

- ¿Marlon Brandon? ¿Alguien conoce a Marlon Brandon?

Nuevamente silencio, hasta que entre los bancos del costado derecho, Fierro, el más “lento” de la clase, levantó sin mucha convicción la mano.

- ¿Es uno flaco que sale en la teleserie nocturna?

Risas. Siquiera el ambiente está más distendido sin que haya perdido el control de él, se dijo a sí mismo.

- ¿Se da cuenta señorita Ibazeta? – Preguntó mirando a la muchacha.- Ese ha sido el destino de los que son considerados los dos más grandes actores de todos los tiempos. ¡El olvido!.- Había tomado vuelo con sus argumentos.- O eso será lo que pase con su Michael Jackson, señor Faúndez, o con su Daddy, señor Guzmán. – Retomó su andar reflexivo entre los bancos, caminando pesadamente como un deportista que ya ha dado lo mejor de sí, pero que aún no pierde su técnica exquisita. – Todos están condenados a desaparecer, a menos que su obra subsista y para eso debe ser capaz de trascender las modas, debe estar más allá del alcance del tiempo... ¿Podrían creerme si les digo que un joven como ustedes, que estudió en un liceo como éste, pasó a la inmortalidad escribiendo algo a los diecinueve años? ¿Me creerían si les digo, que hay más gente en el mundo que ha leído lo que ese joven escribió, que gente que escucha a Michael Jackson?

“Saaaaaaa...”, se escuchó palabrear a Guzmán desde el fondo, causando cierto alboroto entre sus compañeros.

- Así es jóvenes, ese muchacho, casi sin tener recursos materiales, escribió a los diecinueve años, “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”. Eso sucedió en 1924 y hasta el día de hoy en cada sala del mundo, se revive la escena en que los alumnos leen el Poema XX o el Poema XV y las muchachas y las no tan muchachas se siguen emocionando al oír esas palabras que le cantan al amor y a la pasión que se puede sentir por una mujer.

- Neruda.- Murmuró Faúndez.

- Por sólo mencionarles un caso, podríamos hablar de Gustavo Adolfo Bécquer, de Víctor Hugo, de Rimbaud que dejó de escribir a los 19 años, de Federico García Lorca, de Rubén Darío...

El rinrinear apurado de su celular interrumpió el clima emotivo de la clase y los devolvió de golpe a todos a la realidad. Recabarren se paró inquieta como si hubiera sonado el timbre para ir a recreo, pero bastó una mirada del hombre para que se quedara estática y se sentara lentamente de nuevo en su lugar.

- Discúlpenme jóvenes, ya saben que por política personal, no recibo llamadas durante mis clases, así como no empiezo la clase sin que todos los alumnos hayan puesto sus aparatos en silencio. Aún me cuesta acostumbrarme a estas cosas modernas, pero esta llamada es muy importante, así que la contestaré. Por favor quédense donde están y no conversen.

Una vez terminada la reconvención, se fue a sentar hasta su silla frente al escritorio desde el que acostumbraba a vigilar a los alumnos durante las pruebas. El aparato seguía sonando sin cesar, hasta que se acomodó con calma para contestar la llamada.

- ¿Aló? ¿Señor presidente? ¿Es usted?... El Ministro cumplió con su palabra y espero que usted también lo haga. Yo no pido mucho y no quiero faltarle el respeto. Sé que tiene muchos asuntos de qué ocuparse, así que seré breve. Le pido solamente tres cosas, escúchelas bien por favor, humildemente:

“La primera es que revise el contenido programático de literatura, especialmente el del nivel básico. El método actual es demasiado secuencial, impide que los alumnos desarrollen sus ideas respecto a la evolución de las tendencias literarias a través del tiempo. Por favor asesórese con académicos antiguos, con el profesor Torres del Barros Borgoño o con Julio Infante del Nacional. Seguramente ellos ya están retirados, pero son brillantes y muy lúcidos.

La segunda cosa, es que restituya la poesía como se trataba en los años sesenta, con talleres y mucha lectura. No sólo un par de fotocopias o aprenderse un poema de memoria, hay que vivirlo, ¡Sentirlo!

La tercera, es la más simple y a la vez la más difícil de pedir. Por favor ubique a Margarita Carrasco, ella abandonó este liceo hace ocho años, porque fue expulsada injustamente por quedar embarazada. Acójala en un programa de estudio especial, es una muchacha brillante que podría ser nuestro próximo premio nobel y no se puede perder así como así, trabajando en la calle para poder subsistir. Aléjela de los malos ambientes y devuélvala a los libros que nunca debió haber abandonado.”

Eso es todo presidente. Por favor no deje de creer en los jóvenes, le aseguro que cuando menos lo espere lo sorprenderán. Mucha suerte.

El hombre terminó la llamada y se sintió más agotado que antes. Lo había logrado o quizá no había logrado nada, pero siquiera había hecho su mejor esfuerzo, como durante los últimos cuarenta años. Cuando partió, aún había colegas que pegaban reglazos, azotes de correa o un coscorrón bien dado, después fueron famosos los castigos de mirar contra la pared o expulsar de la sala, así hasta el día de hoy, donde cualquier castigo puede vulnerar los derechos del alumno... Los años cambiaron las cosas. Mirando hacia atrás se sentía agradecido de cómo fue siendo forjado de a poco por la experiencia, incluso hoy le resultan irrisorias las anécdotas que lo atormentaron en el pasado: Los avioncitos de papel con un alfiler en la punta que iba a aterrizar en su nuca mientras escribía en la pizarra. El defenderse chaquetón enrollado en mano de la navaja de un alumno drogado. El ser sacado de clases hacia un centro de detención y ser torturado con descargas eléctricas, sólo por haber tenido la osadía de hablar de autores prohibidos... Todo eso se diluía en los ojos de la vida cuando un alumno le decía que había conquistado a una niña con poesía. Cuando le contaban lo emocionante que había sido leer el final de “Cien años de soledad”... Lo esencial es inalterable, pensó.

Se levantó de la silla acomodándose el artefacto explosivo que llevaba ceñido a la cintura y que lo hacía traspirar como condenado. La clase estaba próxima a terminar.

- Bueno alumnos, ha sido un gusto. Me gustaría abrazarlos a cada uno de ustedes, pero en vez de eso sólo les pido que recuerden siempre el poder de las palabras, la magia de la poesía y cómo a través de ellas uno se puede aproximar al alma del ser humano.

Avanzó pausadamente entre los pupitres, con el detonador en la mano, conectado por una serie de cables al artefacto que rodeaba su cuerpo. Los alumnos observaban expectantes. Recabarren no aguantó más y se orinó el jumper mientras se mordía los labios.
El viejo profesor caminó hasta los ventanales de la sala. Afuera estaba lleno de vehículos policiales que acordonaban toda el área. La prensa se agolpaba en las calles colindantes. Un caos perfecto, que sin embargo, no era capaz de arruinar esa hermosa mañana con el sol entrando tímido por los cristales.
Se volteó hacia los alumnos quienes vieron con horror cómo unas luces rojas, como de puntero láser, entraban por los vidrios hasta flotar sobre la cabeza del profesor.

- Me despido con estas palabras: “Que el verso sea una llave....”

Tronaron mil ruidos entremezclados con voces gritando y el liceo crujió desde sus cimientos espantando a los pájaros de los árboles de la plaza cercana. Uno de ellos, se fue volando hasta posarse una treintena de cuadras más al norte, en el hombro de Margarita Carrasco, que esperaba a que alguien, fuera quien fuera, viniera a buscarla.

FIN




jueves, 3 de noviembre de 2011

CORTANDO



Aquí voy cortando con los vicios del pasado
así voy quedando libre y ligero al moverme
cortando por lo sano sin abrigar complicaciones
dejando las leseras a un lado de mi puerta
sin que arruinen la fiesta de la vida
ignorando la maraña de problemas del día a día
que van poniendo las ventosas de sus tentáculos
ansiosas de quitarle la energía a quien se es de verdad:

Alguien que corta el tiempo con su quilla de huesos
que puede ir rebanando lo serio y lo amargo
descartando aquello que lo empuje por desvíos
y trate de encuadrarlo en lo que no quiere para sí
alguien que con pasión abraza lo insostenible
como si ahí estuviera resumida la eternidad
y se libera cortando con lo que sostenía que no era capaz
cortando con los asuntos sin aparente solución
y con esas supuestas fallas de este vivir
que tratan de mostrarse como muy difíciles de cambiar.

Aquí voy cortando con estas frases filosas
lo que está de sobra para simplificar el mundo
podando las ramas que no exponen mi sombra
al sol que está allá afuera siempre radiante
limpiando el armario de la memoria en aquellos rincones
en los que se ha vuelto estéril, lúgubre e inútil
cortando los lazos de las culpas sin resolver
que nos amarran los pies mientras damos el gran salto.

Aquí voy imitando a las estrellas fugaces
que no vacilan al fulgurar aunque nadie las mire
haciendo que el corazón sea como una navaja
abriéndose paso entre capas y capas de deudas
que no quedarán saldadas sino hasta que se enfrenten
cortando los motivos errados que sólo distraen
los riesgos que espantan al no sentir legítima propiedad
sobre el destino...
aquí voy colaborando a que el universo actúe por sí mismo
a la hora de inclinar su borde afilado
cortando con las dudas que entorpecen el espíritu
llevando la paz más allá de un mero lapsus
liberando las ansias de tener o la urgencia de pertenecerse
para ir finalmente un paso más adelante
donde sólo el alma que ha cortado sus raíces
puede llegar a avanzar segura sin voltear atrás.




martes, 25 de octubre de 2011

UNA OBRA QUE VA A QUEDAR INCONCLUSA




Una obra inconclusa es
tan perfecta como la existencia
con tramas sin abordar
y aristas pendientes
que no llegaron a ser exploradas.

Una obra como expresión
está impedida de abarcar
más que un suspiro
es como pretender que un beso
o la cópula orgásmica
pueda unir constantemente
dos cuerpos fugaces.

Una obra elige el punto
hacia el que la energía del alma
se dirige con audacia
como si fuera un foco
que intenta dar un poco de luz
y un aspecto palpable
a lo que está sumido en tinieblas.

Una obra inconclusa
es tan finita y pasajera
como la obra divina
sin un vértice más
sin un vértice menos
sólo un poco de polvo removido
de los misterios del universo.

Una obra
que ha de quedar inconclusa
es el hombre
con su obrar de fantasma
condenado a asomarse
durante menos de un siglo
en este mundo que varía sin cesar
por lo que la mejor técnica
es la de hacerse uno mismo
tal y como la obra que se quiere ser.






viernes, 7 de octubre de 2011

A VECES ELLA



Ella era graciosa como si algo tuviera adentro
un remolino que sopla el viento
un reloj que la hace reírse cada ciertos minutos
un no sé qué que llevaba algo sexual impreso
tenía manos pequeñas pero acogedoras
pies extraños y dispares que sin embargo
bailaban con un entusiasmo increíble
cuerpo de guitarra con demasiadas cuerdas
overol de labradora en la que abundaba la naturaleza
ella era puro vértigo aunque a veces
también era un simple mogollón dormido
un reducido gigante que explota y quita de golpe
todo el cariño que ha dado con sacrificio
le gustaba entrar en las casas ajenas sin que la inviten
llamar por teléfono para desquitarse sin contemplación
y mirar debajo del agua lo que no existe
ella estaba alerta a perpetuidad para que no la venzan
distante cuando sentía que algo la quemaba
guardando siempre una puerta de escape
era como si fuera un farol que alumbra las sombras
pero que hace arder los ojos cuando así lo desea
sólo por molestar...
ella era críptica sin miramientos conmigo
severa
porque creía que para que la rueda de vueltas
hay ponerle un sustento de piedra
y quitarle los clavos de encima
y girar a tropezones y a la fuerza
así era ella
con un armado distinto que ya se marcha
alma de fiesta que cuando no celebra un bautizo
o un cumpleaños o un matrimonio ciego
está llorando en un entierro
ella tenía a veces un calor que me llenaba el alma
y me desnudaba hasta los huesos
como para poder caminar kilómetros de pasión
sin mirar atrás
como para poder resistir lo que resiste el atolón
las aguas saladas y embravecidas de la marea
como para poder sentir amor
hasta el final de los tiempos
así era ella
pero sin embargo
tenía también esa capacidad de destrucción innata
el don de arruinar los momentos románticos
de saturar con dudas cada cosa que parecía cierta
tanto que
más aún siento amor por ella y por la vida
estando sin ella
para que en paz al fin
en el terreno de los recuerdos agradecidos
descansemos.


miércoles, 5 de octubre de 2011

POEMA PARA OLVIDAR LO QUE SE PIERDE




A la tarde una simple llamada le basta
para dejar todo atrás y deshacer sus dichos
e ir a encontrarse ansiosa con el pasado
de nuevo como antes ya lo hizo
y antes también probablemente
buscando hasta el cansancio recuperar
lo que no fue.

No se puede confiar ni en la primavera
porque hasta sus azucenas se terminarán pudriendo
y a su néctar le es indistinto quien lo pruebe
mientras cumpla con darle el polen que requiere a cambio.

A medias va una nube grisácea por la vida
con seguridad a medias en sí misma
estabilidad a medias para los demás
entrega a medias según el viento la sople
odios a medias para forjar con ellos su defensa
y amor a medias que sólo sabe esperar
esperar a que le regalen más y más y más
para no estar nunca conforme por completo
y así tener la excusa perfecta para pasar por encima
y descargar su lluvia ácida e infértil por la tarde.

La golondrina vuela mejor cuando está en paz
llega lejos y alto hasta perderse en el firmamento
mientras que cuando la azotan con tormentas
se transforma en una serpiente sin plumas
que alguna vez soñó con hacer su nido entre los astros
y del amor que no encumbró el vuelo ya ni se acuerda.



viernes, 30 de septiembre de 2011

LA GRACIA DE SUFRIR



La gracia de sufrir está en rendirse
llevar con propiedad este traje de piel
sin importar lo bello que sea
o cuánto lo maltraten los años
o los recursos materiales
que a su disposición se tenga

no hay miedo que con humor y amor
no se le pueda hacer frente

¿Quien más
podría hallarle vuelta a las cosas
con su inteligencia
en este reino animal?

aprender a trepar los muros
como las hiedras
planear como las gaviotas
sobre acantilados que enseñan
sus colmillos afilados de piedra
escondiendo entre ellos los peces
del alimento más sabroso

si hasta el gusano intuye
a la mariposa que lleva adentro
y hace su capullo sintiendo
su transformación
porque la gracia de sufrir está en
aprovechar la oportunidad
de ver la vida de otra manera
para que una vez aceptada
y liberada la pena
trepar con más ganas
que la hiedra
y hacer piruetas más arriesgadas
y libres
que la gaviota

y cuando se es gusano aún
dar la mejor seda
para que al volverse mariposa
esas alas puedan brillar
más que las estrellas
y hacer huracanes con su batir
potente.


viernes, 16 de septiembre de 2011

LA TV Y EL RUN RUN



Trabajo hace veintisiete años como tramoyista en el canal y nunca antes había presenciado que pasara algo así. Estuve ahí cuando la Quequita le pegó en vivo la cachetada al Negro Peña, cuando el mago Ulo casi se asfixia haciendo un acto o cuando Piñellet era senador y lo funaron con una grabación telefónica.
Yo pensé que ya estaba curtido en las cosas extrañas que pasan en el mundo televisivo. Ese mundo que encandila a la gente, pero que de mágico tiene poco. Quizás porque uno se acostumbra a los gritos, las urgencias, los apuros y las personalidades infladas que parecieran alimentarse de aplausos.
No me olvidaré de esa gala del programa “el Super Talento”, del muchacho flaco con el número 59, que se paseaba con su guitarra eléctrica y se hacía llamar Galo, Galo Libre.
Llegó acompañado de un tipo chico y negro, con acento argentino. Se veía calmado pero incómodo, como que no quería estar ahí. No andaba con una vestimenta estrafalaria, ni estaba preocupado de maquillarse, como varios otros. Parecía observar el zoológico que había a su alrededor, como si él mismo proviniera de otro planeta. Los demás participantes se paseaban por el salón, mirándose con recelo, como si toda su existencia fuera a estar en juego en tan sólo un par de minutos y estuvieran rodeados de posibles rivales que se interponían entre ellos y el éxito.
El muchacho mientras esperaba cantó una canción, fue como si la balbuceara con su guitarra, pero eso bastó para que un grupo de personas se agrupara en torno a él. Resultaba hipnótico con su cadencia, como que a uno le daban ganas de entregarse a su música y se olvidaba de las cosas que estaba haciendo.
Sólo el primer llamado a escenario devolvió las cosas a su normalidad: el trajín acelerado de quienes trabajamos aquí, mezclado con la impaciencia tensa de los que aguardan su turno. Ahí estaban, el domador de perros corriendo detrás de un cachorro rebelde, los mimos fluorescentes molestando a otros participantes con flores imaginarias, el ventrílocuo insultando con su muñeco a la asistente de producción, todo ese circo doméstico y efímero en el que no hay espacio para escuchar, porque cada minuto cuenta y da la impresión de ser más valioso que afuera.
En mi ir y venir, pude ver que Galo estaba conversando con una muchacha vestida de odalisca que presentaría un show tragando sables y tirando fuego por la boca. Ella tenía un “ángel” especial también, hacía que uno la mirara con gracia, con inocencia, casi sin fijarse en que apenas estaba vestida. Al parecer, ella le preguntaba por sus canciones, pero la conversación no duró mucho, ya que el representante del muchacho apareció despotricando contra el canal porque no había podido hablar con el animador como él quería.
Seguí organizando las luces, que son mi especialidad, para que estuviera todo funcionando sin problemas durante el show.
Al volver a pasar entre los concursante noté que Galo estaba irritado, alegándole fuera de sí a uno de los asistentes de producción. Le pregunté a un compañero que había pasado y me contó que su guitarra se había desvanecido. Se la dejó al chicoco argentino mientras iba al baño y al regresar ya no estaba, porque éste ni se preocupó de cuidarla. ¿Cómo podía desaparecer una guitarra sin que nadie la viera?
Vino su turno y lo llamaron al escenario. Aunque en un comienzo no quería salir porque seguía preocupado por la guitarra extraviada, al final lo hizo y se presentó como cantautor, reclamándole al jurado por su guitarra. Los tres miembros del jurado quedaron marcando ocupado cuando el muchacho no quiso hacer su show. Un asesor del productor quiso tratar de salvar la situación en vivo, llevándole otra guitarra, pero él la rechazó diciendo que sólo se presentaría con su guitarra Alicia.
De los famosillos que componen el jurado, al actor de teleseries y al crítico de farándula, les molestó su actitud, pero la bailarina clásica vio algo en él que hizo que le pidiera con amabilidad que por favor cantara sin la guitarra. Sus compañeros del jurado la miraron como si estuviera loca e hicieron sonar sus chicharras antes de que el muchacho pudiera siquiera empezar a cantar. Sin embargo, Galo no les hizo caso y entonó un canto desgarrador que parecía provenir de algún lugar oculto de su alma, era una tonada triste, que seguramente había compuesto pensando en una mujer que amaba de verdad.




EL RUN RUN DEL QUE SERÁ

Que será de tus ojos
que se prenden cuando los veo

que será de tu campo
que regaba con mi cuerpo

que será de los sueños
que florecieron en mi pecho

que será del amor
que he ido esparciendo en este planeta
para que te llegue y te siembre

que será de mi canto
que te busca entre lo bello

que será de los hijos
que sin existir nos tuvieron de padres

que será de estos corazones
en los que hay un yacimiento perpetuo
de ternura

que será del cariño
que nos fuimos negando por fuera
así como la noche se le va escapando
al sol

ay, que sabe la primavera de flores
sin conocerte como yo lo hago

que será ay de la vida
si ya no puedo estar cuando sonríes

que será de esta tierra
sin nosotros que vinimos a ella
a amarnos
como dos caras que giran
en el mismo run run.




Mientras Galo terminaba la canción con su voz que parecía hecha pedazos por un sentir, pasó lo extraordinario. El grupo de focos pequeños que estaban sobre su cabeza empezó a estallar como si nada, dejando caer unas chispas luminosas que se apagaban en el aire antes de llegar al suelo. Algunos miembros del jurado se asustaron, pero ni a la señorita bailarina, ni a mí que estaba observando todo desde un costado del escenario, nos dio miedo. Creo que ella tuvo la misma sensación que yo, la sensación de estar en presencia de algo maravilloso.
Era como si cayeran unos fuegos artificiales divinos, que lentamente iban dejando más a oscuras el escenario.
Normalmente hubiera estado muy preocupado por ese fallo técnico que en la práctica resulta imposible, porque puede fallar un foco o dos, pero jamás varios a la vez. Pero en vez de preocuparme e ir a tratar de ayudar con el percance, me quedé ahí mirando con tranquilidad, como quien ve un milagro que nunca más verá en su vida.
Galo se mantuvo cantando, con los ojos cerrados, ignorante de las luminarias que destellaban sobre su cabeza, emitiendo pequeños ruidos de explosiones que se unían a su voz quebrada orquestando una armonía indescriptible.
Cuando terminó de cantar hubo un silencio de esos que son raros cuando hay público en vivo. La bailarina, con la dulzura que la caracterizaba, tomó la palabra.

- ¿Tú compusiste esa canción?
- Sí... es mía y de mi guitarra ausente.
- A mi me encantó, me llegué a imaginar el sonido de la guitarra e hiciste que nos olvidáramos por completo de los focos quemándose. Ese nivel de concentración y entrega, sólo es capaz de conseguirlo un artista de verdad, por lo que mi voto es “sí”. Quiero que continúes en “Super Talento” y volver a escucharte.
- Yo no opino lo mismo. Me pareció que tu canción es común y corriente, como que resulta muy plana. Le falta algo de ritmo, algo lúdico que la haga más entretenida. Tu interpretación fue apasionada amigo, pero lo que se necesita en un show es divertir y para eso te falta mucho. Tienes que adaptarte al sistema si quieres triunfar. Mi voto es que “no”, no sigues en “Super Talento”.
- Me tocó a mi definir. Complicado, pero es parte del juego de ser jurado. Para serte sincero, te diría que “sí” por lo que mostraste en el escenario, pero mi respuesta es un “no”. No, porque nos hiciste perder tiempo, esperando a que te decidieras a cantar y fuiste incapaz de tocar otra guitarra, lo que me hace dudar de que sepas hacerlo o me habla de tu inflexibilidad y que le das un valor que no tiene, a un objeto material completamente reemplazable.
- Mi guitarra no es reemplazable...
- Gracias por venir, pero estás fuera de “Super Talento”.

Las pifias al jurado tronaban como una tormenta en el estudio. Incluso estando lejos y perdida, podía oírlas.
Finalmente me volví a reunir con Galo. Un asistente de dirección me llevó hasta él, luego de que un tramoya me encontrara en el baño de servicio, donde me había escondido uno de los mimos.
Al verme Galo se alegró y acarició mis cuerdas para sentir si estaba bien.
Carlos Bondanchini, su supuesto mánager, llegó gritándole: “¡Cómo te echás al jurado encima! ¡Sos un porfiado y boludo!”, bla, bla, bla. Aunque al final, después de toda su reconvención, terminó diciéndole: “¿Sabés Galo? Gente como vos ya no queda en el mundo, no cambiés nunca loco, no cambiés...”
Una muchacha linda, de unos veinte años, vestida de odalisca, se acercó a felicitarlo. Tuve la sensación de ese cruce de miradas y latidos del corazón, que anuncian que algo especial pasará entre dos personas. Me puse celosa, como buena guitarra que soy. Al menos no es “la Innombrable” del sur. Ya volvemos a estar juntos y el futuro no es más que una ilusión sin componer.

FIN (continuará)



miércoles, 14 de septiembre de 2011

EL EMBUDO


Un embudo
de boca ancha como la luna
por un extremo
y estrecha como una canica
por el otro
así es la mente de ciertas personas
que actúan entre pétalos de rosa
y serafines
mientras sus mismos actos
puestos en el cuerpo de otro
son casi terroristas...
es fácil cuestionar y darse por aludido
disparando desde la parte ancha
del embudo
tildar de travesuras o nimiedades
los hechos que resultarías graves
y contundentes
si se observaran desde el otro lado
en quién está allá afuera
y es medido implacablemente
con la boca diminuta
de ese embudo
siendo casi un mecanismo de sobrevivencia
que pareciera expresar
que el mundo funciona bien
cuando lo hace conmigo y para mi
o que me importa lo que le pase al resto
en la medida en que me afecte a mi
y así te doy amor y cariño
si tú me das más
te aguanto
pero solo una fracción
de lo que tú debes aguantarme
¿Que no ves que tengo un embudo
metido en mi mirada?
una voluntad que trabaja para sí misma
en el corazón y en la cabeza
con el derecho adquirido
de aprovechar las oportunidades
que a mí me convengan
dejando que el resto se amolde a ellas
o inmediatamente reclamarles
¿Porque es lo más lógico no?
sobre todo el imponerse
a quienes están más cerca
porque para eso están ahí
pero hay que hacerlo con naturalidad
para que el embudo no se note tanto
total
el arcoíris es el dintel de mi puerta
¡y ay del que no pase por su ratonera
para complacerme!






martes, 6 de septiembre de 2011

NADIE MAS QUE TU



Nadie más que tú
sabrá de lo nuestro
aún cuando estés con otros
verás cómo de repente
me arranco del olvido
rompiendo camisas de fuerza
y cadenas de condenas
para seguir besándote
en cada palmo íntimo de tu ser
con la misma intensidad de otrora
como un espectro que musita
en la memoria ajena
actos amorosos e irreverentes
un fantasma que aún fricciona tu piel
produciendo una cosquilla
a través de la evocación del tacto
de ese cuerpo que tuvo
aunque hoy haya cambiado
y siga cambiando hasta pudrirse
en ti seguirá estando
bellamente intacto
ya que nadie más lo sentirá
de la misma forma en que lo sentiste
incluso haciéndote de otras caricias
mis caricias seguirán siendo únicas
no en lo práctico ni en lo físico
sino por haber sido sinceras
e irrepetibles
incluso para mí
que he ido siendo digerido
por los años...
porque los instantes se viven sin más
y sólo nosotros
podremos revivir esa comunión
comulgada por dos espíritus
inspirados entre sí
esa sensación que parecía
hacer girar el sol con su energía
la misma energía ya cansada
pero indestructible
a la que aún le quedan
arranques de locura suficientes
para que cuando menos lo esperes
vuelvan a ti mis risas despreocupadas
mis abrazos en profundidad
mi amor impredecible
cayendo como la suave lluvia
de tus lágrimas en mis ojos
porque aunque ya no nos pertenezcamos
somos de los recuerdos
que nos arrebataron la vida
y cuando yo ya no exista
o todo esto se haya acabado
esos besos, caricias, llantos y risas
seguirán siendo tesoros nuestros
ignorados por el resto de los mortales
que no sabrán que inmutablemente
aunque seas una anciana gruñona
sin más destino que la muerte
los momentos en los que me amaste
seguirán brincando huérfanos
como nubes sin cielo
en algún rincón perdido
de tu alma.





miércoles, 24 de agosto de 2011

59



TRIS PARA AFUERA

Un soplo te lleva
a donde no hay día ni noche
tú ya te alejas
pero no lo notas
porque tu vida es otra
muy distinta por momentos
no ves que siento esta pena
que no se quiere ir
esta falta de presencia
que no pide milagros
ni una mano en el hombro
ni un beso fraguado sin final
que se va quebrando de a poco
sin distinguir de qué fuimos hechos
un enredo de barro y sangre
un pantano de palabras
una ciénaga de lágrimas
sin fondo ni trasparencia
pero con una fibra de oro
que trepida como un sol
en la oscuridad del mutismo
yo no estuve contigo
para que me entendieras
tan sólo para seguir amándote
tras cada intento fallido
pues cada quién persigue
lo que le va sucediendo
es mi manera lo sé
y yo ya no identifico a nadie
en este mundo de piedra
sigo estando lejos
alegre de conocer las estrellas
pero triste y nocturno
por no volver a abrazarte
de vuelta como ayer
deja que un soplo comience
a susurrar pausadamente
y que me lleve contigo el alma
mirando esta ventana cerrada
mientras se abre al infinito una puerta
para que de mi salga algo como tú
y sonriendo en un tris de amor
me salude.

-¡Dejá esa guitarra un rato y escucháme! ¡Lo hemos logrado ché!
- ¿Qué cosa?
- El camino a la fama... ¡Acá mismo empieza! Te lo juro muchacho, como que me schamo Carlos Bondanchini. ¡59 ché! ¡Sos el 59!
- ¿Qué es eso?
- ¡Tu número pibe!
- ¿Número de qué?
- Mirá Galo, los dejaste locos... llevé el video de la peña en el Liceo de la semana pasada. ¡Los maté pibe! ¡Estás inscrito para la preselección! ¡Aparecerás en la tele boludo!
- ¿La preselección de qué!
- ¡ST! ¡“el Super Talento”!. El programa que busca artistas como vos y la rompe en estos días. En qué mundo vivís ché, en qué mundo vivís...

FIN (continuará)





miércoles, 10 de agosto de 2011

UNA GUITARRA LLAMADA ALICIA




- Te lo digo como tu mejor amigo Galo... Ese Carlos Bondanchini que tienes de manager es un chanta. ¡Yo era tu verdadero representante!
- ¡Córtala Nito! Tú más allá de decir que eras mi representante no hacías nada.
- ¿Nada? ¿Y los recitales que te conseguía?
- No tengo problemas en tocar gratuitamente para tus amigos y conocidos, pero también tengo que pagarle el arriendo de la pieza a la señora Eulogia. Es un problema práctico.
- Sabes bien que puedes quedarte en la casa de mis viejos cuando quieras.
- No gracias. No me gusta vivir de allegado como tú.
- Tal vez podrías vender la batería con que haces sonar el amplificador de la guitarra.
- Sin batería no puedo tocar en la calle, la Alicia se queda sin voz.
- Si sé, pero ten presente que yo te he ayudado muchas veces, cuando tocas, por ejemplo... ehhh... consiguiéndote el alargador que usas ahora.
- ¿El que le sacaste a tus padres?
- Vamos, dime; ¿Qué tanto ha hecho por tu carrera ese que se cree tu manager?
- Por ahora nada, en ese sentido están casi empatados, un alargador contra un mail que no uso y una página web gratuita. Francamente no me interesa quién sea mi mánager, creo que yo soy el propio mánager de mi vida. Lo que pasa es que no me gusta comercializarme a mí mismo, ni a mis canciones, así que si alguien lo hace por mí y yo me dedico a lo mío, genial.
- Ah claro, ahora no cuentan las fiestas y paseos a los que te invité. Donde has conocido gente, posibles futuros compradores de tus discos...
- Seguro.
- Oye Galo, fíjate que elegante ese tipo que está a la salida de tu pensión, acompañado por dos gorilas con pinta de guardaespaldas. Parece que se equivocó de barrio... Viene para acá, seguro nos preguntará cómo irse de aquí.
- ¡Pierrick!
- ¿Por qué te llama Pierrick? ¿Lo conoces?
- ¡Váyase, ya le dije que no quiero hablar con usted! Mi nombre es Galo.
- Pierrick, deja esa terquedad de lado y acompáñame de vuelta a casa.
- Esta es mi casa, su casa nunca ha sido mi casa.
- Pierrick, lo quieras o no, soy tu padre, déjame que te ayude y olvídate de estas miserias. Vine desde el consulado en Francia a buscarte.
- Podrá ser una miseria, pero es mi miseria y así me gusta. Perdió el tiempo viajando hasta acá, porque lo quiera o no, yo no soy su hijo. No lo fui ayer y no lo seré mañana.

**

Mi nombre es Galo, ese es mi verdadero nombre, aunque haya sido inscrito muchos años antes con el de Pierrick Dasneau León. Pero ese no es mi nombre real, porque yo no lo elegí ni lo quiero. Me autobauticé Galo, porque cuando niño me gustaba leer “Asterix y Obelix”. Asterix el Galo, era el héroe de la Galia, el único territorio de Francia que no pudo ser conquistado y sometido por Julio César... Pero mi nombre es lo de menos, en vez de hablar de mí, les contaré una historia, la historia de una guitarra llamada Alicia.
Relataré los hechos como a mí me contaron que ocurrieron, porque empezaron a sucederse cuando yo aún no había nacido. Se los escuché narrar en innumerables ocasiones a mi abuela materna, la Tena (cambiando un poco la historia o dándole matices distintos, según mi estado de ánimo).
Mi abuela Tena, es una mujer de esas que viven tan envueltas en lo doméstico, que parecieran volverse ajenas al mundo que las rodea, pero inexplicablemente tienen una claridad rotunda y absoluta de las cosas, que uno ni siquiera puede llegar a imaginar. Es como si ya viniera de vuelta cuando uno recién va.
Lo importante no es tanto lo que pasó, sino la forma en que recuerdo lo que pasó. La historia que les voy a contar es como un cuento o una canción popular heredada en la memoria:

“Violeta era una niña alegre que desde pequeña podía hablar con las cosas vivas o inanimadas y adivinar el futuro como si éste fuera un paraguas abierto sobre su cabeza.
Cuando adolescente Violeta floreció haciéndole honor a su nombre. Su cuerpo se transformó y arremetió en el paisaje de la vida con una belleza inusitada. Pretendida por varios que quisieron amarrarla al amarla, ella sólo amaba el viento y el sol. Estaba acostumbrada a no tener mucho, a maravillarse con lo que encontrara en su camino, como si hubiera sido puesto ahí sólo para ella. Era una protegida por el cielo y el aire que parecían bajar a buscarla desde la cordillera, cuando salía a recorrer las calles con su sonrisa.
Un día en su vida apareció un hombre gracioso, peligrosamente atractivo, rutilante, como el árbol de la tentación. Proveniente de esas familias que dan la impresión de tener demasiado, pero que sin embargo nada les resulta suficiente. Violeta vio el futuro con su corazón y supo que él sería el amor y la perdición de su existencia. No le importó el sufrimiento ni los días oscuros que se asomaban a su paso como nubes escondidas tras un arcoíris. “El amor llega y no se elige, se elige y no se transa”, decía con valentía.
Violeta se fue a Montpellier, siendo aún una niña con cuerpo de mujer y allá empezó a languidecer de a poco, como una flor que está en un florero en vez de estar plantada en la tierra a la que pertenece. En ese mundo nuevo y extraño, ya no escuchaba hablar a lo que la rodeaba. Las calles, los animales, el pasto, hasta el sol, enmudecieron.
Ella se sintió sola, vacía, cada vez más controlada, presionada a encajar con otros distintos a ella, a instruirse en una cultura que no era la suya, en unos modales y costumbres que no conocía ni deseaba conocer. Su amor la tentaban a comprar y consumir sin freno para compensar su melancolía, mientras él, teniéndola conquistada y a su merced, era como si ya no la viera más como a una mujer iluminada por la naturaleza.
Fue entonces cuando en un arrebato se compró esa guitarra eléctrica, carísima, como acto de rebeldía que ni ella misma comprendió, porque no sabía tocar guitarra y sabía que jamás aprendería a hacerlo. Sin embargo, pasó muchas tardes acariciando sus cuerdas como única compañía. Esperando la posible visita de su amado amante. La bautizó Alicia, como la araña que una vez cuando niña, le contó que al otro día habría un temporal y moriría su hermano, y así ocurrió.
Alicia fue testigo privilegiada de lo que vendría después, ese embarazo tormentoso y oculto, los delirios, los cantos infantiles para pasar las penas y las largas conversaciones con el niño en el vientre. El parto lo vivió sola, en un hospital discreto, durante una noche tan fría que sacudió el alma de la ciudad de arriba abajo. Su amor tenía otros compromisos, otras obligaciones que le impidieron estar presente. Ella ya podía oler su miedo, sus dudas por el posible escándalo que podría causar aquella criatura.
Violeta logró un mes después que la Tena fuera a buscar al niño y se lo entregó a escondidas para que se lo llevara para siempre. Esa fue su despedida. Violeta ya no era ella, se había secado. Ya no era una amante libre y feliz, era su hora, ya no tenía más vida por entregar. La siguiente noche voló como Ofelia, como un pájaro herido que cruza mares y cordilleras, más allá de los vidrios del ventanal de su departamento.
Tena emprendió el viaje en avión con la criatura, la guitarra y unas historietas que quiso dejarle como únicos recuerdos materiales suyos. El viento pareció empujar la aeronave con un ahínco especial, haciéndola avanzar en el aire entre turbulencias, sin que nada pudiera detenerla, hacia un destino lejano en el que Violeta no sería más que un recuerdo.”

Esa es la historia de Alicia y de Violeta, de Francia, de tiempos pasados que son empañados en ocasiones por el olvido. Sin embargo, hasta el día de hoy, cuando necesita consuelo, Violeta me visita en sueños, para tirarme las orejas, soplarme el cabello y pedirme que le tararee en mi cabeza su canción:


HOY TE TENGO

Hoy te tengo tranquila en la memoria
como una hoja que flota en el agua
estás enraizada en la naturaleza
cual trigo vertiginoso
dormido entre sueños de campo
tan simple como una aguja
que no ha hallado mejor rebeldía
que enhebrar el aire puro para renovarse
o pinchar las sensaciones
que se revuelven como las olas
olas que te alejan
olas que te acercan a mi orilla
y al sentirlas me unen a ti alma a alma
haciendo que cierre los ojos e irradie un calor
que no se deja vencer por los años
luz vital para que te equilibres sobre las piedras
al levantarte a caminar en mi morada
al desplegar otra vez las alas de tu belleza
a la que mis manos no pudieron llegar
pues es sólo mi hondura la que te contempla
y el fantaseo de mi melancolía lo que te anima
a seguir manteniéndote hermosa
en el recuerdo que de ti no tengo
y que tuve que inventar
perdonando tu ausencia
perdonando tu desaparición
el abrazo que no me diste
la ilusión partida serenada por el tiempo
como un fruto que se ha secado
antes de poder saciar el hambre de quien se ama
como una semilla rabiosa de pasión
enclavada aquí en la superficie de la tierra
que mis palabras te lleguen para darte abrigo
y que te hagan compañía
que el canto libre de mi corazón te alegre
en el frío de la noche eterna
volveré a sonreír por ti muchas veces
para entretenerme imaginando
que a través de mí también sonríes
y que de alguna forma estamos conectados
pues aquí tienes a tu disposición todo el amor
que no llegué a entregarte en persona
materia con la que modelar el cielo
para que allá donde aún revolotea tu sombra
allá donde reverdece tu voz
y se desgrana tu espiga
puedas cubrirte de sol y de estrellas.


FIN (continuará)

martes, 2 de agosto de 2011

EL MANAGER



RECUECA DE LO QUE ME GUSTA

Me gustan las parejas que se besan en público
porque se quieren
me gustan las personas que se ríen con ganas
y como que se iluminan desde adentro
me gustan los animales libres
que corretean, brincan y huelen
lo felices que son como son
me gustan los niños que preguntan para saber
e idean juegos divertidos a cada rato
me gusta comer lo que ha sido cocinado con cariño
beber de lo que maceró la tierra
me gusta el agua cristalina y trasparente
me gustan los abrazos de quienes se recuerdan
con afecto en el corazón

me gusta que salga el sol luego de un aguacero
el viento fresco que suspira cuando hace calor
las gotas de lluvia que van lavando
los apasionados rincones de mi capital
me gusta que las construcciones
recuperen sus colores originales
y los días luminosos me gustan
porque como que le sacan brillo a la cordillera
para que nos sonría a todos

me gusta tomarme el tiempo para escribir
lo que me gusta
me gusta llorar hasta sentirme vacío
llenarme con la dicha de poder
forjar el mundo a mi manera
y rememorar el pasado con agradecimiento y decir:
me gustan las mujeres que se sienten bellas
por el sólo hecho de ser mujeres
me gustan los ancianos que enseñan la paz
aunque nadie se los pida
y la esperanza que dan quienes parecen desvalidos
pero se las ingenian para salir adelante
¡me gusta la vida!
me gusta descubrir cosas que ni imaginaba
crearme nuevas obsesiones para gozar de las horas
las fotografías que captan el alma
las películas que emocionan
las canciones que te hacen cantar

me gusta lo que me gusta
porque me da el sentido
la salud la libertad la pasión
el amor por lo que se ama...
por eso me gusta
desde poder sacarme los zapatos que aprietan
hasta que sonrías después de cada orgasmo
mientras me miras cómo me gusta.

- Esa es la última que escribí. Es una especie de cueca pero con arreglos modernos.
- ¿Me tomás el pelo? ¿Una especia de cueca me decís?
- Sí. Algo alegre.
- Alegre mi abuela cuando baila el tango, pero cueca nada. ¡Eso no se lo vendés ni a tu madre!
- Difícil, porque mi madre falleció hace varios años.
- Bueno, pero ni estando viva te comprá una cueca, pibe. Disculpame, yo respeto mucho el neo-folclor, lloré como un pibe cuando murió Mercedes Sosa, la más grande... pero no te voy a mentir. Te estás cortando las piernas sólo, ché.
- Pero me gustó escribir esa letra, es positiva, reflexiona un poco sobre lo que nos hace ser personas.
- Mirá tengo que ser muy sincero o no serviría de manager, perdoname si te parezco brutal, pero yo sé mucho más que vos de esto... Ese quilombo de frases que ponés en ésta y en otras canciones que me has mostrado, no te van a conducir a ninguna parte.
- ¿Qué tiene de malo ésta? Es lo que opino sobre las cosas que me gustan. Es mi verdad.
- A ver muchacho, la gente no quiere verdades. Si sos famoso escribí lo que querás, te hacés el boludo intelectual y todas esas macanas, pero de partida la letra es muy larga. Como que decís mucho, mucha metáfora aquí y allá, que no va a ninguna parte. Además le falta estribillo, algo que pegue loco. Esto es como la mercadotecnia de un producto, tenés que repetirle el slogan a la muchedumbre para que se le quede metido en la sesera y se caliente con él. ¿Me seguís?
- No mucho.
- A ver, por ejemplo, de qué es lo que más te gustá escribir.
- Del amor. De las mujeres. De la vida.
- ¡Las mujeres muchacho! En tus canciones tenés que hablarle a las mujeres como a ellas les gusta que les hablen. ¿Tenés novia?
- Creo que no.
- ¿Cómo es eso? ¿Creés que no? ¿Ves que sos enredado chico? Mirá, la regla básica es que vos tenés que decirle a las mujeres que te escuchan, lo que ellas quieren oír: que están buenas, que te gusta cómo se menean, que tienen un cuerpo excitante, aunque estén hecha bolsa... ¡Ese es todo el misterio, ché! Lo de los abrazos, besitos y la pavada del romanticismo está bien para los abuelitos, pero la mujer moderna quiere acción. Que le digan “mamita”, “corazón, me desesperas” o “negra, vení que te voy a dar lo que necesitás”. Insinuar más, más sexualidad muchacho, ser más directo, con más ritmo y menos fraseo. ¿Me entendés?
- Algo, pero creo que es evidente que me encanta la sexualidad de la mujer y supongo que así lo expreso en mis letras.
- El problema es que sos muy remilgado pibe. Lo del amor está bonito, pero el concepto es: “tengamos un buen sacudón nena y de ahí vemos qué pasa con el amor”. O decir: “al carajo con el amor, soy un rebelde y todo está podrido, cométe mis letras si no te agradan”. Yo sé que tengo talento para inventar letras, si querés me copiás las ideas, pero no puedo hacer el laburo por vos loco. ¡La actitud lo es todo!. A lo rockstar. ¿Captás?
- Es que no quiero ser rockstar.
- No podés ganarte la guita pretendiendo ser Bob Dylan o Charly García, a ellos dejále la movida excéntrica revolucionaria, lo conceptual de cambiar al mundo con flores y palabras lindas... La plata está ahí muchacho, es cosa que vos cambiés un poco tu estilo, esa pinta de chico medio marginal y quizá aprendiendo un par de movimientos para hacerlos cuando toqués...
- ¿Movimientos?
- Como te dije, la plata está esperándote, está en vos que la tomés con firmeza como si alguien te la hubiera birlado.
- Nadie me ha quitado nada.
- Calmáte. Yo te entiendo, también fui del barrio como vos. No te preocupés, dejámelo a mí, mirá que conmigo estás condenado al éxito pibe. Decíme: ¿Tenés un sitio en feisbuk?
- No uso internet.
- ¡Pero boludo! ¡¿En qué mundo vivís? !Sin celular! ¡Sin internet! Sos un caso... ¿Dónde estarías sin mi?
- Tocando la música que me gusta hacer quizás, viendo qué pasa a mi alrededor. Viviendo.
- No te pongás en esa, ingrato, mirá que yo he sacrificado grandes proyectos en los que estaba, por dedicarme a tu éxito. Ya cuando llueva la guita me pagarás con creces lo que estoy haciendo por ti. Te crearé un correo eléctrico y te haré un sitio en feisbuk para que te encuentre la gente. Hoy en día todo pasa en la internet muchacho.
- ¿Incluso la vida?
- ¡Sobre todo la vida!

FIN (continuará)









viernes, 29 de julio de 2011

LOS FRANCESES, LA LOTERIA Y EL METRO




- Señora Eulogia... Le prometo que el Sábado sin falta le abono los meses de arriendo que le debo.
- Galito me viene diciendo lo mismo hace dos fines de semanas... ¿Cómo quiere que le crea?
- De verdad. Este Viernes voy a tocar en un pub y me van a pagar algo de plata.
- Usted Galito es buena gente, no arma problemas como los otros inquilinos, más allá de la bulla que mete con esa guitarra. Yo lo veo como si fuera un nieto, pero usted sabe que soy vieja y para poder darme mis gustos en los años que me quedan, necesito que me paguen. Los cigarritos y las copitas que me sirven para mantener estable la presión, no se pagan solos. ¿Usted sabe no?
- Claro que sí. No se preocupe, tengo nuevas canciones a las que les va a ir muy bien.
- Dios lo escuche mijito, ojalá pudiéramos vivir de canciones. Por ahora póngase las pilas o va encontrar las poquitas cosas que tiene en la calle y la puerta de su pieza con candado. Ninguna canción le va a servir para abrirla.
- El Sábado, se lo prometo. Hágale caso a su corazón de oro que late por mi porque sabe que si yo tuviera cuarenta años más haríamos arder esta pensión.
- Galito, mejor sería que yo tuviera cuarenta años menos y en ese caso quemaríamos la pensión mijito haciendo leseras, pero me buscaría rápido a un hombre con billete que me mantuviera, no un músico que vive de sueños... Recuerde, el Sábado, o va a tener un puente como techo.
- Gracias, señora Eulogia, no la defraudaré.
- Si por cada vez que un hombre me dijo eso y después no cumplió, me hubieran pagado, no estaría arrendando piezas mijito. Cada quién a lo suyo... Su amigo Nito pasó a verlo. Dígale que no moleste a la extranjera de la pieza del fondo, mire que las suecas son bien fregadas. ¿Por qué no se compra un celular como todo el mundo?
- Para dármelas de importante y poder estar tranquilo. El que quiera encontrarme que me busque.
- Así no lo van a pillar nunca. Para colmo le tengo que andar tomando los recados, como si fuera su secretaria, cuando lo visitan o lo llaman al teléfono fijo.
- ¡Pero lo hace con gusto! Así aprovecha de enterarse de las intrigas de mi vida.
- De qué intrigas me habla... Ah, se me olvidaba decirle, vinieron a buscarlo también unos hombres elegantes que hablaban con un acento extranjero. Parece que eran franchutes.
- Si vuelven dígales por favor que me fui, que ya no vivo aquí.
- No se meta en líos Galito. Mi tercer marido empezó así y se esfumó sin que nadie lo pudiera encontrar. Ahora se me aparece a veces en sueños, siempre lo veo en el fondo del océano, como que trata de hablarme pero no le entiendo nada... Ya, váyase mejor, mire que tengo que hacer aseo. A mi edad y haciendo aseo. Ya te sacarás la lotería Eulogia, ya te la sacarás.

**

Estamos de nuevo en una estación de metro. Hay que juntar los pesos uno a uno como si fueran gotas que se evaporan demasiado rápido en un desierto. El canta y me toca, yo sueno y alegro su canto. Pronto vendrán los guardias a echarnos, pero se quedarán embobados con la música y no podrán hacerlo mientras él siga interpretando su canción. La gente se empieza a agolpar frente a nosotros, pero no llueven las monedas sobre mi funda con la abundancia que debieran. Unos estudiantes se ponen a bailar apretados. Hay quienes pasan apurados pero se detienen y se quedan escuchando como si tuvieran todo el tiempo del mundo. Más que una guitarra soy una flauta, como la del flautista de Hamelin.
El grupo de personas se acrecienta, caen incluso un par de billetes, pero eso no lo distrae. Al interpretar sus canciones Galo es otro, alto, inamovible, casi divino. En el andén el conductor del metro se extraña de que prácticamente no haya nadie que se suba a los carros. Supone que quizá ocurrió un accidente en las vías de acceso. La normalidad se ve interrumpida por su voz.
Me gusta esta nueva canción, aunque habla de despedidas, es una canción alegre. Una secretaria que va a llegar tarde a una cita, comenta que debiera grabar un disco y salir en televisión. Pareciera como si el tiempo se detuviera y sólo sus palabras y mis notas quedaran fijas en la atmósfera. Al terminar vendrá un aplauso a rabiar y después todo seguirá igual para quienes comparten este momento. El calorcito interior se les pasará de a poco, las sonrisas se irán diluyendo. Se repetirán los pensamientos que dicen: “Voy atrasado, tengo problemas, hay mucho que hacer, etc.”. Los guardias del metro ya nos echarán, pero antes, durante la canción ya nos hemos ido despidiendo.

CANCION DE DESPEDIDA (BARQUITO DE PAPEL)

Se despiden los días que acaricié con mi presencia
comí, bebí y respiré del hoy
que ya es el ayer

me visitaste como si tú sola fueras un tumulto
y te despediste cada vez

hice el amor contigo en todas las formas posibles
pero no pude quedarme en ti

y tuve que despedirme
como lo hace el sol durante el atardecer

las mariposas cuando han pasado las flores
la nieve de la montaña sin invierno
el cuerpo tibio que ya se levanta

me despido
sin saber si volveré a saludarte

te miro como si fuera la última vez

dejo de ser yo cuando te alejas
pero sigo siendo yo
el que te ama

quizá la lluvia ya no me recuerde
tal vez ya no calcen en mis pies
los pasos que di

pero hasta los pájaros que cantan por la mañana
pareciera que me conocieran
y supieran que no soy bueno para las despedidas
y que mi corazón te saluda
y vuelve a darte la bienvenida

mientras se despide esta canción
que dejé partir
como un barquito de papel
en el río de la vida
al despedirme.

**

- Cuénteme... ¿En qué lo puedo ayudar? ¿Le gustó la canción?
- Muchacho, te he escuchado atentamente y permitíme que me presente. Me schamo Carlos Bondanchini Puntagruesa y desde hoy contás con la tremenda suerte de tenerme a mí como tu manager...

FIN (continuará)


jueves, 21 de julio de 2011

AROMA DE FLORES




- Mira Gato, aquí nosotros cobramos por presentar...
- Galo, mi nombre es Galo Libre.
- Ah claro... como te decía, nuestro público es muy selecto y no podemos dejar que cualquiera se ponga a cantar en el escenario.
- Mi música no es como la de cualquiera.
- Ese es otro tema... ¿El show eres sólo tú cantando?
- No, yo y Alicia, mi guitarra.
- La guitarra Alicia, lo que me faltaba. ¿Eres un trovador popular entonces?
- No.
- ¿Pero cantas canciones conocidas? ¿Arjona? o la onda más comunista que no pasa de moda ¿Silvio Rodriguez? ¿Serrat?
- No, nada de eso.
- Pucha cabro que saliste duro, no me vengas con que eres alternativo y le cantas al pene o le cantas a Dios o a la lechuza enferma que se muere triste en el árbol...
- Un poco de todo eso.
- Bueno si eres chistosito entonces tírate unas tallas cantando, por último si son fomes la gente te abuchea, el dj te pone unos efectos sonoros, ya sabes, un “wa wa wa”, el ruido de la cadena del water o un “y!! fueraaa!!”
- Como quiera, si me paga.
- ¿Qué te pague yo? Ah no... me saliste demasiado porfiado y chiflado más encima. ¿Tú sabes cuántos artistas quisieran presentarse en la “Rockomotora”?
- Parece que ninguno, porque no veo a nadie en el escenario y no hay mucha gente en las mesas tampoco.
- ¿Me estai agarrando cabrito? Para que sepas más tarde cuando empieza la hora feliz de cerveza de litro a luca se llena el local.
- Mire mejor en vez de discutir le propongo un acuerdo: Yo canto una hora a cambio de un sandwich y una bebida. No es mucho pedir.
- Mmm... ¡Me gustó tu actitud decidida cabro! ¡Trato hecho! Pero te quiero una hora haciendo show o te saco a patadas y uso de leña tu guitarra.
- OK.
- ¡Y me cantas al menos una de Camilo Sesto!

**

Cuando me empieza a tocar algo cambia. Sus caricias me sacan gemidos tan claros y suaves que ni siquiera yo sabía que era capaz de crear. Todo ese espacio sin límites que se crea cuando estamos en armonía hace que valga la pena el que hayan sólo unos cuantos pelagatos en el bar, que lo presenten como Gato Liebre, que todos parezcan más preocupados de sus tragos y de picotear algo que de escucharlo. Siempre es así, pero cuando canta algo pasa. Pequeños milagros que él no es capaz de visualizar, pero que yo sí lo hago con mis ojos de guitarra. Se pone a llover, mientras el viento sisea como si quisiera ser parte de un coro natural. Galo canta y yo me entrego con su canto. Nadie se da cuenta, pero una pareja que está sentada en el fondo deja de discutir y se toma la mano mientras se mira a los ojos. El dueño del local se acuerda de su madre, no sabe por qué si en general nunca lo hace, y la llama para saludarla. Los tres tipos medios ebrios que iban a asaltar la botillería de la esquina, desisten y vuelven a sus hogares. La mesera se queda mirándolo fascinada mientras entona su canción, pero increíblemente nadie reclama por sus pedidos. Se siente una extraña paz en el ambiente y pareciera que las volutas de los cigarrillos se quedaran suspendidas más tiempo en el aire antes de desaparecer. Yo lo vivo, lo escucho, recibo en su canto la vibración de su alma como nadie más lo hace. De pie libera conmigo bien sujeta, toda su energía, esa magia poderosa de la que no alcanza a ser consciente. Vamos, recórreme con tus manos y canta la canción que me gusta, la de la libertad:



BREVE ODA A LA LIBERTAD

Vine aquí a devolverle algo a la libertad
no soy el primero que la saluda
pero soy constante
tengo estas letras guardadas desde niño
como pájaros en los bolsillos que hay en mi voz
que mejor forma de demostrarle mi amor
que siendo libre de corazón
llevándola hasta en mi apellido
sintiéndola como una caricia
palpitando viva en este mismo lugar
como un trompo bailando alegre sobre la tierra
como un gato peluseando sobre su muralla
sin mirar atrás.

Libremente quiero amarte
irme en tu cuerpo como la lluvia
acariciada por el calor del sol
quiero hacerte más libre sin que lo sepas
sin que nada me debas a cambio
no hace falta un horario para ser feliz
ni un motivo para dejar de serlo
no puedo estar más agradecido
al sentirte en cada paso que doy
como si me besaras mientras respiro.

Soy un avión de carne y hueso
que se eleva contigo al más allá
abrázame antes de que me vaya
no me des nada
salvo la libertad de amarte
soy responsable de quererte
tengo estas letras guardadas
libremente quiero amarte
irme en tu cuerpo como la lluvia
acariciada por el calor del sol
quiero hacerte más libre hoy
quiero hacerme libre amándote
quiero irme contigo en libertad.



Cuando concluye el show, todo vuelve a la normalidad, no hay mayores aplausos, como si el público hubiera sido anestesiado y no recordara las canciones, sin embargo aún conserva una agradable sensación de felicidad en el cuerpo.
Por supuesto que no cantó ninguna de Camilo Sesto... en ese sentido no transa, canta sólo que quiere. Al dueño del local no le importó y ni siquiera se fijó cuando la camarera le sirvió no uno sino dos sandwiches especiales extra grandes, acompañados por una jarra de cerveza helada. Algo que sin el efecto de su música, jamás hubiera pasado por alto.
Más tarde en la madrugada de esa noche se fue con la camarera a su departamento. Ella lo invitó al verlo tan desvalido aunque ni siquiera sabía su nombre. Un lugar apacible, pequeño, desordenado, pero con una tibieza acogedora que lo volvía delicioso, sobre todo comparándolo con la fría pensión de la señora Eulogia donde solemos pasar las noches.
Durmieron juntos en una cama de plaza y media, conmigo observándolos desde un sofá. No hubo nada sexual, él sólo apoyó la cabeza sobre su vientre sintiendo como a través de su calzón, fluía desde su vagina un aroma de flores, un aroma que le recordó los campos en los que jugaba cuando niño durante el verano. Tarareó una canción que estaba componiendo hasta quedarse dormido mientras ella jugaba con su cabello como una muchacha con un muñeco.
Seguramente al abrazar su cuerpo durante la noche se acordó de “la innombrable”, esa ex del sur con la que vivió una espiral de amor y odio que terminó rompiéndole el corazón, pero no quitándole el amor que sentía por ella.
Ya todo pasará, como suele suceder. La vida es una canción para ser cantada e interpretada con pasión.

FIN (continuará)

miércoles, 20 de julio de 2011

APARATO MILAGROSO EN OFERTA


Este no es un poema sino la presentación de un aparato curioso
uno que cambia a quién lo describe como a quién quiera leer respecto a él
es muy difícil explicar cómo funciona
pero lo cierto es que agarra toda esa rabia acumulada en años
e incomprensiblemente la transforma en pequeñas sonrisas de claridad
cuando opera su mecanismo no hay víctimas ni victimarios
sino bailarines que practican en la danza de la vida
la sangre que hierve al creer haber hallado afuera culpables de sus heridas
se da cuenta de que puede sanar sin llegar a quemarse ni sentirse engañada
gracias a sus lentes especiales incorporados es posible cambiar de óptica
y hallar así la parte de bondad, afecto y sabiduría en lo recibido
las palabras hirientes que amenazan con salir junto a la ira que intoxica el ser
se vuelven con sus efectos milagrosos un tranquilizador y dulce canto
los sentimientos violentos que brotan a gritos por los poros
fluyen volando como pájaros que van a besar a quienes los causaron
perdonándolos
con apretar un botón los pensamientos dañinos desaparecen
y son reemplazados por bonitos recuerdos sin complejidades
ni maquinaciones ni remordimientos…
esta maquinita es tan fantástica que puede incluso ablandar
espíritus de piedra y caracteres incrédulos e imposibles
está facultada para transmutar las ideas autocompasivas
(de que somos manipulados, perjudicados, pisoteados en el ego, etc.)
creando en su lugar pequeñas joyas de agradecimiento en la memoria
pues con sus sensores se deja de culpar el pasado
se evita el no hacerse responsable por las decisiones tomadas en su momento
aunque ahora parecieran no tener sentido
este aparato mágico impide evadir los desafíos del presente excusándose con el ayer
andar justificando la visión cómoda de ser un damnificado tanto del destino
como de quienes están allá afuera y no supieron comprendernos…

Un cliente satisfecho con su aparato
nos cuenta lo que había perdido,
sin piedad le habían borrado todo:
los cientos de momentos románticos…
el tiempo y la pasión entregada con sinceridad…
la complicidad genial del día a día…
las conversaciones eternas con magia incluso estando lo lejos…
los compromisos cumplidos sin ser fáciles…
los kilómetros andados en medio de la noche…
el constante apoyo y aliento a quién se ama…
las sorpresas, las locuras, la dedicación, las reflexiones, los planes…
hasta esa obra de amor que se la mataron antes de entregarla…

pero gracias a esta maravilla biomecánica hoy está conforme
ya que le recordó que no tiene nada que demostrar
porque el amor cuando es real es siempre perfecto y así se nota:
la ternura nace del alma
hay una energía radiante que no se puede fingir
cuando descubres por ejemplo
el rostro de la persona que amas en medio de la multitud
hay abrazos que unen más que dos cuerpos
y que no se pueden imitar
está el deseo de rodear a quién amas incluso mientras duerme
para acariciar su presencia con suavidad aunque no se dé cuenta de nada
y las ganas de encontrarse en la risa o en las tristezas y seguir adelante
con renovada paciencia y calma
porque se tiene esa infinita trasparencia al tocarse
al comunicarse y al mirarse más allá de todo
cuando se ama…


Como esta persona anónima
¡Desintoxíquese usted también!
No se puede amar si no es aceptando al otro como es
enfrentando con valor cada uno de sus propios temores
y viviendo sin condicionar el amor que fluye desde esa maquinita hermosa.

Si usted también quiere este noble artefacto
¡Está de suerte!
¡Llame ya al fondo de su corazón!
Ahí está esperándolo, es completamente gratis
y de regalo podrá llevarse su propio destino como propietario
no deje pasar la oportunidad de amar en plenitud
sin dudas ni culpas ni miedos ni ilusiones de por medio
¡100% garantizado de por vida!
por favor no se pierda esta oferta
no se arrepentirá.


.

miércoles, 6 de julio de 2011

SONETO XXXI (de "Sonetos de luz y de carne")

video


¿Por qué me gusta revisarte en detalle? Conocer tus aspectos misteriosos
averiguar exactamente dónde comienzan tus brazos y terminan tus piernas
saber cuál es la técnica exquisita con que fuiste esculpida por la naturaleza
entender tus texturas, tus contornos y tus sabores distribuidos a lo largo del cuerpo.

¿Por qué despiertas en mi el deseo de curiosear en ti? De explorarte con todos mis sentidos
saber cómo vas vestida por dentro y cómo se acomoda esa ropa íntima a tu desnudez
observar tu musculatura cuando se mueve tratando de hallar sus puntos más sensibles
intentando comprender qué es eso que habita en tu físico haciéndote ser quien eres.

¿Por qué cuando te vas es como si algo mío te quisiera seguir para espiarte?
¿Por qué te asomas en mi día como una incógnita por dilucidar, una cosa que se extraña
haciéndome imaginar dónde estás y si es que sientes cuando te estoy pensando con ardor?

¿Por qué eres tú diciendo lo que dices y comportándote a tu manera sin parecerte a nadie?
¿Por qué existe ese vínculo impalpable que motiva que desee acurrucar contigo el tiempo?
Quizás porque ya ni tú ni yo nos necesitamos, pero somos más felices teniéndonos.



miércoles, 22 de junio de 2011

A LA PISCOLA



Nectarina de piel dorada
con gotas de miel
y sueños de roble
acaricia mi garganta
con tus vides cosechadas
en el útero del campo

mézclate con un par de hielos
de reminiscencias antárticas
y combínate con la bebida
que a pesar de los años
aún conserva un aroma de niñez
en su cuerpo nocturno

ven a través de mi mano
acércate y bésame
bésame hasta hacerme olvidar
otros besos menos constantes
que los tuyos
detente entre mis dedos
tendida en un vaso trasparente
como si flotaras

pedazo de morena inconclusa
ahógame el alma
con tu chispeante belleza
ya me voy sintiendo menos vacío
cuando me abrazas
ya está floreciendo tu sudor y tu gusto
en mi boca

dejo atrás lo perdido
y mi corazón se duerme
en tus brazos oscuros
y me largo a reír
porque ya secaste mis lágrimas
susurrando en mis labios
que la vida es un brindis
que jamás se agota.




jueves, 9 de junio de 2011

POEMA_REUTILIZABLE



te limpias los dientes con un cepillo
que permanecerá más tiempo que tú en el planeta

te echas un desodorante que se irá directamente a la atmósfera
como un dardo más entre millones

te compras una bebida que viene en un envase desechable
que irónicamente tardará siglos y siglos en marcharse de aquí

echas humo cuando conduces cada día
vas asfaltando con tus pasos el suelo
intervienes los paisajes por dónde andas

dejas correr el agua mientras lavas lo que sea
como si existiera un río inagotable tras el grifo

abusas de la electricidad
como si ella le diera vida a todo lo que quieres

te pones unas zapatillas que estarán de pie sobre la tierra
aún cuando ya no estés

tamaña paradoja que aunque los ocultes
los objetos más perecederos en su uso siguen dando vueltas a tu alrededor
aguardando con paciencia el día en que ya no puedas esconderlos
e irremediablemente seas tú el que tenga que marcharse

que irrisoria condena
que hasta actos intrascendentes del vivir vayan dejando
una pequeña huella profunda en la naturaleza

por eso te propongo
inventar cigarrillos de aire puro agua instantánea
felicidad sin comercio ambientes armoniosos sentimientos sin residuos
energía limpia sacada de los espíritus sin causarles daño

encontrarnos más en persona sin tantos artefactos de por medio

intentar entender que lo que uno consume lo consume a uno
que en la vida hay mejores opciones
que justificar toda muerte con la excusa de sobrevivir
y terminar testamentando la ruina del planeta

tratar de estar siempre del lado de quienes respiran
porque aunque no hablen
tienen un derecho divino

hay que transformar y reciclar
lo que más cuesta:
la sensación de superioridad del pensamiento humano.



viernes, 3 de junio de 2011

PERDONAR A QUIEN HURTA Y DESTRUYE RECUERDOS



¿Cómo se eligen los recuerdos?
¿Qué borrar si pudiéramos ser verdugos de la memoria?

dímelo con tu silencio
exprésalo mediante tu ausencia
de sendero gastado
de paisajes y baches

¿Cómo se puede llegar a calificar el bien y el mal
en vez de irradiar plenitud y suave paciencia
cuando hay amor de por medio?

el amor es un ciego que no sabe dividir
porque se entrega de lleno
o simplemente no se vive desde el alma

aún hay quienes creen
que se mide desde el cerebro
como si necesitara justificaciones
o garantías o formalidades...
quizá está apresado en el cuerpo
como un estornudo que pugna por salir
o en un intento por recuperar a través del tacto
el afecto que jamás estuvo perdido

son los orgullos los que se defraudan
los egos los que vuelven inflexibles
los que vigilan el corazón
y calculan los riesgos
ensimismando con pensamientos
que impiden estar acá

¿Quién desea que lo amen según sea conveniente amar?
¿Quién puede perdonar de verdad lo dolido?

al hurtar instantes sin preguntar
al destruir los momentos que ya no te pertenecen
ni siquiera son necesarias las razones

mejor dame paz cuando tu personalidad y la mía
no se encuentren más en la noche de la vida
déjame cubrirme con sábanas de nieve
y permitir que estas palabras se vayan cantando
este amor ya duerme su propio invierno
sin más sustancia que la de los sueños rotos.




viernes, 27 de mayo de 2011

LA GUIA DE LA FORMA




Lo que te falte
puedes encontrarlo de sobra
o darte cuenta de que no lo necesitas.

Nada se te niega
aunque las apariencias
te digan lo contrario.

El mar entrando en la bahía
para acariciar con su espuma las rocas:
no tiene dueño.

Lo que hay afuera
no es más que tu reflejo.

No por vivir más años
más se vive.

La fascinación está
en disfrutar del misterio que te ilumina
más que en resolverlo.

En cada cosa
algo sonríe.

No existe el miedo
que no pueda ser derrumbado
como una fachada falaz de pobreza
que oculta un palacio sin delimitaciones.

Que el amor no entregado ni recibido
no se transforme en violencia.

Donde antes hubo desolación
ahora hay un niño rebelándose con alegría.

Que el amor consumado activamente
sea la guía de la forma.




jueves, 12 de mayo de 2011

VIDA SUSTENTABLE




Si se ha de elegir, que sea siempre optando por aquel que respira, sin importar su forma. Sé libre de votar a favor de quien va a nacer, crecer, embellecer y darle alma al mundo con su presencia... por quién con inocencia conoce de verdad la tierra porque realmente vive con plenitud en ella, en constante y amoroso contacto.

Somos el legado que dejamos a nuestros hijos y a cualquier hijo aunque no sea nuestro. En ellos podremos revivir en paz gracias a la sangre que no derramamos. A ellos seremos capaces de volver a abrazarlos gracias a la destrucción que supimos evitar o podremos recordarles cuánto los amamos mediante el amor por los otros que supimos fomentar en sus corazones, sean quienes sean.

No tengo partido ni me interesa tenerlo porque el universo es único, fragmentado pero indivisible a la vez.
No llevo ideas revolucionarias para vender ni discursos pero puedo decir con honestidad que recibí de regalo estos paisajes de mi patria porque vivo aquí, aunque no sea propietario de nada de lo que me rodea. A pesar de que nunca haya conocido o jamás llegue a estar, en algunos de los lindos rincones de mi país, los siento como si fueran míos también. Y aunque alguien no tenga ni siquiera un metro cuadrado donde depositar sus huesos, sigue siendo ciudadano del mismo planeta y teniendo derechos y obligaciones sobre él... porque ese es el bendito legado que hemos recibido por el sólo hecho de existir.

El progreso real no significa más modernidad ni mejores indicadores económicos pero seguimos siendo igual de ignorantes. Por eso es que aún estamos acá, sin asumir que la naturaleza es la hermosa y profunda dueña de nuestro destino y nosotros por más que la manipulemos y tratemos de engañarla, nunca seremos patrones de esa mujer rebelde y maravillosa que nos da su cariño con todo su ser.

A quien no valore la vida en su justa e infinita medida, a los que creen que hay que matar a unos para la comodidad de otros, les recuerdo sin rencores de ningún tipo, sino con mucha fe en los portentos de su espíritu, que hay un mandato supremo, que va más allá de las leyes humanas y que no importa cuántos argumentos se den para justificar lo injustificable:

Sólo la vida sustenta la vida.


clocks for websitecontadores web