lunes, 23 de agosto de 2010

DOS HOJAS QUE DISFRUTAN DEL SOL (Parte 2 de 2)


Jo según los otros:
“Ella es pura energía. Nos conocemos desde las monjas y somos muy amigas, respeto su opción sexual, pero nunca ha habido onda entre nosotros, a mi me gustan los hombres (y mientras más brutos mejor). Para la Jo ha sido difícil encajar, los tipos siempre se quedan pegados con ella y tratan de seducirla, pero ella sólo se burla de los pobres. Yo he conocido a algunas de sus pololas, pero ha mantenido con su familia todo para callado y yo creo que eso al final la afecta.”
“Que no te engañen sus ojitos esmeralda y su aspecto de modelo medio hippie. Detrás de esa sonrisa adorable se esconde una persona más bien triste e insegura. En el tiempo en que salimos juntas yo le enseñé muchas cosas, porque ella era ingenua con el sexo, como que le gustaba que la tocaran pero no se atrevía a tomar la iniciativa. Cuando terminamos hubo un show con gritos, lágrimas y botellas rotas, pero al poco tiempo ella andaba de fiesta en fiesta como dando todo por superado. Es así.”
“La Jo, es la Jo, de las que entrar a un lugar y todos la miran. Nos conocemos desde chicos, cuando jugábamos fútbol en mi casa, fue como el hermano que no tuve. Si no fuera mi prima y bueno, lo otro que ya saben, jaja... Igual a veces la hago pasar por mi polola para impresionar a la gente. Entiendo que le gusten las mujeres porque son una delicia, pero ha tenido mala suerte con ellas, nada estable. Yo le he dicho que debiera intentar con un hombre para variar un poco, pero no me hace caso.”

- ¿Qué dices ahora que me conoces?
- Que estás un poco loca...
- Eso ya te lo había advertido – Aseveró haciendo parpadear con sensualidad sus largas pestañas.
- De todas formas, más que tu locura, admiro tu sinceridad.

Michel según los otros:
“¿Qué te podría decir de ella? Es toda delicadeza, de esas personas que poseen una elegancia natural y cómo que siempre supieran mantener la compostura, el equilibrio. Pareciera que gozara con la soledad y costara llegar a ella, algunos la ven como lejana y cerrada, pero en verdad tiene un sol ardiendo en el corazón, lo difícil es alcanzarlo. En todo el tiempo que estuvimos juntos creo que nunca pude descifrarla bien, pero si tengo muchos recuerdos bonitos y la alegría de haber compartido con ella un aprendizaje sexual inolvidable.”
“Ella es bien amable, siempre me saluda con una sonrisa cuando llega al edificio. Un conserje que estaba antes me dijo que había un rumor de que era hombre, pero no creo, siempre hay gente malintencionada que inventa cosas. En todo caso se ve harto rica como para que fuera hombre. Quizá porque tiene una voz especial la gente se pasó esa película. Es re tranquila la señorita, no hace fiesta ni escándalos como otros inquilinos.”
“Michel se ocupa de las escenografías desde hace tres años y nunca hemos tenido problemas. Es súper profesional en lo que hace, con mucha sensibilidad artística y su sexualidad es cosa de ella. Si bien no es muy buena para conversar y receptiva, le gusta apoyar a los actores. Salió por harto tiempo con uno que era medio raro, pero no sé mucho de eso, porque es bastante discreta con su vida privada, como que evita hablar de eso. Terminaron y desde esa vez no le he conocido a nadie, como que disfrutara más haciendo su trabajo que dedicándose a cosas sociales.”

Se miraron a los ojos y sonrieron.

- ¿Crees en las casualidades Jo?
- Creo en que la vida nos da posibilidades y de nosotros depende lo que hagamos con ellas.
- ¿Sería lo suficientemente sexual para ti besarnos?
- Un beso sería un buen comienzo.- Dijo acercándose como un fantasma.

Jo según Michel:
“No sé de dónde salió, pero cuando conversé con ella me pareció muy familiar. Más que nada sentí que debajo de toda ese energía explosiva estaba alguien que quería cariño y que la quisieran tal como es. Si bien suelo ser reservada y desconfiada con la gente, había algo en ella que me hacía florecer, una exhalación que penetraba mis barreras. Una especie de deseo que iba más allá de lo meramente físico. Después de conocerla más, me di cuenta de que las intuiciones no fallan y ese brillo cuando se cruzaron nuestras miradas y nos besamos, con el tiempo se transformaría en la confianza y la seguridad de amar y sentirse amada.”

- ¿Te pasó algo con el beso?
- Puede ser... mi entrepierna no es la misma que antes del beso – Afirmó con cierta vergüenza Michel.
- Es una buena señal – Respondió Jo, que inexplicablemente se sentía radiante mientras su corazón latía más rapido. - ¿Qué haremos ahora?
- Caminar, conversar de la vida y de ahí vemos
- De ahí vemos... me gustan esas tres palabras.

Michel según Jo:
“Era cierto lo que me habían dicho, Michel era una mujer enigmáticamente fascinante, una morenaza de suavidad exquisita. No se podía decir que fuera un hombre aunque tuviera su sexo. Todo empezó casi como un juego, no lo hicimos esa vez cuando yo se lo pedí sin conocerla, pero con el tiempo aprendimos a querernos. El sexo después fue apasionado, como naciendo del alma y con la delicadeza que hubiera querido en mi primera vez. ¡Si hasta me encariñé con su parte masculina! y hoy ese animal baboso es mi mascota regalona que me da placer. Quién iba a decir que un año después estaría en la cima de las ruinas de Machu Pichu, gritando que soy libre, auténticamente libre, mientras mi mano toma su mano y somos felices como dos hojas que disfrutan del sol.”

FIN

3 comentarios:

  1. no senti emoción esta vez,sera que estamos indecisos en el amor.,

    ResponderEliminar
  2. que le ha andado lenta la venta oiga, le sugiero el relato de un solo capitulo y mas bien cortito, mire que pa leer en extenso mejor me enfrasco en busca del tiempo perdido para no perderlo.

    ResponderEliminar
  3. hermoso como siempre ... me encanta pasar por tu blog y leer lo que escribes, sentir que hay alguien que piensa como yo, que siente como yo. si le mostrara este escrito a ciertas personas me tildarian de rara por leerlo o se horrorizarian. yo en cambio intento no juzgar, intento comprender

    ResponderEliminar

clocks for websitecontadores web